Alcalde de Lo Barnechea, Cristóbal Lira pide a Contraloría fiscalizar la gestión anterior y actual y presenta denuncia por publicidad impaga

0
78

Luego que se conociera la querella que interpuso la Municipalidad de Vitacura interpuso por malversación de caudales públicos, fraude al fisco y otros en el ámbito de los denominados programas «Vita», el corregidor de Lo Barnechea, Cristóbal Lira envió un oficio a la Contraloría Regional Metropolitana.

El mencionado documento -al que accedió La Tercera- parte así: «Conexo con saludar, me dirijo a Ud. en el contexto de nuestra preocupación por los hechos de patente y sabido conocimiento acaecidos en la Municipalidad de Vitacura y las Corporaciones y Organizaciones relacionadas con la misma, los cuales han aparecido a la luz pública estos últimos días».

«Solicito a Ud., si lo tiene a proporcionadamente, incorporar en su plan de auditoría la fiscalización de los aportes otorgados por esta Municipalidad a la Corporación Cultural de Lo Barnechea; como asimismo respecto de las Organizaciones Comunitarias Funcionales Lo Barnechea Servicios y Lo Barnechea ProSeguridad, como cualquier otra entidad que Ud. estime pertinente», dice.

Lira conversó con La Tercera, medio al que indicó que «a raíz de la investigación que se está llevando a lengua en la Municipalidad de Vitacura, he tomado la osadía de auditar la mandato susodicho y la que presido, a través de un oficio frente a la CGR solicitando incorporar en su plan de auditoría la fiscalización de los medios públicos otorgados por la Municipalidad de Lo Barnechea a sus corporaciones, organizaciones funcionales y asociaciones durante la diligencia inicial y la contemporáneo».

La autoridad municipal aseguró que las organizaciones Lo Barnechea Servicios y Lo Barnechea ProSeguridad tienen la misma personalidad jurídica de las que hoy están siendo investigadas en Vitacura. Ambas son entidades privadas que representan a agrupaciones conformadas por la sociedad civil.

El caso de Prodeportes

La denuncia que presentó el corregidor Lira apunta a otra de estas organizaciones: Prodeportes. El corregidor acusó que hay hechos que «en su apariencia pueden revestir carácter de delito».

En concreto, se refiere a la explotación comercial de un epígrafe publicitario o Unipole en la calle Raúl Labbé por parte de la empresa Integral Media, y por la que la Municipalidad no recibió cuota entre 2017 y 2020. Se calcula que el monto que estaría quedando irresoluto es de unos 1.109 millones de pesos.

El expediente sumarial sostiene que el municipio entregó en diciembre de 2014 un permiso al Club Deportivo Prodeportes Lo Barnechea para el uso y dicha de 84 espacios en la vía pública para la explotación de publicidad. Un mes más tarde, en enero de 2015, Prodeportes hizo un entendimiento con Completo Media por el arriendo de esos espacios por un periodo de 48 meses y 2 millones de pesos por mes. Total Media, en tanto, se encargaría de financiar obras de construcción de enseres urbano y su posterior mantención.

En esa vírgula, la denuncia sostiene que Prodeportes y Mundial Media acordaron que esta se encargaría de fraguar e instalar a su costo un Unipole en la calle Raúl Labbé y que el mantenimiento estaría a cargo de la empresa. Este acuerdo se realizó «sin autorización expresa de la Municipalidad».

El 2016, el municipio derogó el permiso y entregó uno nuevo a Prodeportes, pero sin la autorización para instalar el Unipole. Y lo mismo ocurrió en 2017, pero en esta ocasión, sí se acordó la explotación del epígrafe, aunque tres meses posteriormente, Prodeportes pidió terminar con este permiso.

Un día posteriormente, Total Media envió una carta al entonces corregidor de Lo Barnechea y hoy delegado presidencial en la Región Metropolitana, Felipe Guevara, en la que solicitaban un permiso para la explotación publicitaria en 70 espacios de la vía pública. El 22 de junio, la municipalidad otorgó el permiso, acordando el suscripción de 1,50 UTM por factor publicitario más 2 UTM por derechos por metropolitano cuadrado. En esta ocasión -nuevamente- «no quedó comprendido el Unipole situado en Raúl Labbé».

«No consta que la municipalidad haya realizado acciones tendientes a la situación de la explotación, ni a cobrar los respectivos derechos de publicidad correspondientes por su explotación», dice el escrito.

Luego de aceptar como corregidor, Cristóbal Lira recibió dos cartas del director militar de Integral Media, Federico Diez, indicando que no había pagado porque «la municipalidad tenía dudas de la calidad jurídica del inmueble». Es por esta situación que en 2020 se solicitó un sumario burócrata que todavía sigue en curso, mientras que la Municipalidad interpuso una demanda civil contra Integral Media por 1.109 millones de pesos pendientes de cuota entre 2017 y 2020, los que después bajaron a 841 millones. Esta causa sigue irresoluto en el 18 Chancillería Civil de Santiago.