Alcalde de San Ramón, Miguel Ángel Aguilera: “La verdad es que mantengo muchas amistades en el PS”

0
52

A dos bandas se encuentra el controvertido corregidor reelecto de San Ramón, Miguel Garbo Aguilera (exPS), quien debe enredar la repetición de las elecciones en 65 mesas de la comuna y la formalización por beneficio ilícito, cohecho y lavado de activos.

Respecto a las nuevas elecciones, decretadas por el Tricel, por irregularidades en el voto asistido en algunas mesas de la comuna en los comicios del 15 y 16 de mayo, Aguilera se mostró confiado en que “el pueblo y ciudadanía de San Ramón nuevamente va a votar por mí (…) La elección fue absolutamente transparente”.

En la repetición de los comicios, Aguilera tiene como principal competidor al concejal DC Gustavo Toro, quien ha llevado la vara de las acusaciones contra el director comunal  en unos comicios donde el PS no presentó candidatura.

Aguilera fue militante del PS, partido al que renunció en 2017 en medio de las acusaciones por la narcopolítica, pero sigue teniendo peso en el interior del partido.

“La verdad es que mantengo muchas amistades en el PS. Estuve militando desde muy joven. Fui dirigente secundario, miembro del regional metropolitano, concejal dos veces, pasé dos primarias para ser alcalde, y la tercera elección contra la derecha en 2012”, comentó.

Al mismo tiempo, añadió que “tuve tres elecciones para ser alcalde y por supuesto mantengo las amistades que he construido. Fui miembro del comité central y dos veces vicepresidente del PS”.

En cuanto a la repetición de las elecciones -un error al cual apelará- Aguilera añadió que “lamento profundamente que el fundamento del Tribunal Electoral sea conveniente débil. Los testigos son cuatro del comando del candidato Toro que perdió conmigo y uno del candidato a concejal (Miguel Querube) Bizarro que perdió conmigo en las elecciones de 2012. Esos son los testigos”, dijo el concejal en entrevista con El Mercurio.

“Una persecución inédita en Chile”

Respecto a la arista contencioso, donde será formalizado el 21 de junio, el munícipe negó rotundamente tener relaciones con el narcotráfico y acusó ser “objeto de una persecución inédita en Chile”.

“Quia he tenido alguna vinculación con el narcotráfico ni con narcotraficantes. He sido objeto de una persecución inédita en Pimiento. Me acusaron de narcotráfico, de ser un ‘narcoalcalde’, de ser ‘El Padrino’ de la zona sur de Santiago (…) estas investigaciones tienen personas que quedaron detenidas, que viene de hace un año, y con medidas intrusivas. O sea, claramente ya sabían que yo no era narcotraficante, que no tenía vínculo”, indicó.