Alcalde en Perú finge su muerte para no ser arrestado por violar la cuarentena e irse a beber

0
112

Sabemos lo desesperantes que han sido estos meses en cuarentena y lo mucho que nos ha costado mantenernos en casa mientras la pandemia por coronavirus se calma, sin confiscación me atrevo a afirmar que la mayoría de nosotros estamos más preocupados por los peligros de dejar nuestro hogar que nuestras ganas de caminar en la calle.

Ahora acertadamente, los primeros que deberían estar poniendo el ejemplo a la sociedad son lícitamente quienes emiten estas reglas sociales y de vigor, me refiero a los políticos, pero parece que un corregidor de Perú está más preocupado por echarse unas chelitas con los compadres que seguir las normas de sanidad y la sana distancia.

Pero si creen que eso es lo peligroso de este asunto, esperen a escuchar el resto de la historia: el hombre se hizo el muerto y se metió a uno de los ataúdes destinados a las víctimas del Covid-19 ¡para evitar ser arrestado! ¡Qué descaro!

Esto ocurrió el pasado 18 de mayo en Tantará, distrito donde Jaime Rolando Urbina Torres es corregidor. El funcionario creyó que sería buena idea salir de casa con sus amigos y trasgredir el toque de queda y medidas de distanciamiento social a decretadas por la emergencia sanitaria que se vive en Perú en medio de la pandemia por el Covid-19.

Urbina y sus amigos fueron a absorber a un bar de la aldea que se supone debería estar cerrado. El agrupación comenzó a hacer mucho ruido y los vecinos del puesto terminaron llamando a la policía, quienes se presentaron en el sitio rápidamente.

Al escuchar las patrullas arribar al circunscrito, el corregidor y sus amigos se “escondieron” adentro de unos ataúdes de madera sin tapa y simularon estar muertos, víctimas del coronavirus y así evitar ser arrestados. Ahora aceptablemente, no sé si son muy tontos o estaban muy borrachos, pero obviamente ese plan nunca iba a funcionar, pronto fueron descubiertos y detenidos delante las risas de los oficiales.

Todos los involucrados fueron trasladados a la comisaría de la entrada, donde se determinó que Urbina Torres y sus amigos estaban bajo los género del trinque en el momento de su detención, poco obvio, pues es un hombre QUE SE HIZO EL MUERTO PARA EVITAR SER ARRESTADO.

De acuerdo a distintos medios peruanos, esta es solo una de las tantas cosas por las que la multitud de Tantará está inconforme, ya que la guisa en que Urbina ha manejado el tema de la pandemia ha cedido mucho de que murmurar. “El 9 de mayo fue obligado a asistir a una reunión comunal de emergencia en la Plaza de Armas de Tantará debido a que los moradores le reclamaban una supuesta desatención en medio de la pandemia”, informarnos los habitantes de la billete.

El hombre es conocido por tener evidente cosas como que el Covid-19 solo habría permanecido ocho días en Tantará, y que el solo salía de casa para “hacer gestiones”… Ahora sabemos qué tipo de gestiones realizaba el corregidor.

Y bueno, aunque no podemos desmentir que la historia es completamente graciosa, como decíamos en un principio, son nuestros representantes los que deben poner el ejemplo a la sociedad, pues sus acciones pueden ser tomadas como un permiso para hacer lo mismo, violar la cuarentena y ponernos en peligro de contagio decano.