Alcaldes: el escuadrón institucional que eclipsó al Gobierno a la hora de enfrentar el Coronavirus

0
193

Los alcaldes y alcaldesas una vez más se adelantaron al despliegue de La Moneda frente a una crisis de grandes dimensiones. En el estallido social de octubre no solo fueron de los pocos actores institucionales que lograron mantenerse a flote, sino que encima marcaron el timing político e interpretaron a la calle, convocando a una consulta ciudadana por una Nueva Constitución que dio paso al proceso constituyente. Ahora, en medio de la gran crisis sanitaria desatada por el COVID-19 y delante las tardías respuestas del Gobierno, nuevamente han tenido un rol protagónico, siendo la punta de garrocha al tomar medidas estratégicas para evitar el contagio, lo que ha validado como nunca el papel que juegan.

Poner fin a las clases presenciales en los colegios, cerrar malls, pubs, gimnasios, parques y hasta pedir el aplazamiento de pagos de créditos e insumos básicos, son algunas de las iniciativas que han alto de forma transversal los alcaldes y alcaldesas de la AMUCH. En la centroderecha, los jefes comunales Germán Codina (Puente Parada), Evelyn Matthei (Providencia), Joaquín Lavín (Las Condes) y Rodolfo Carter (La Florida) se han convertido en un serio dolor de habitante para La Moneda, aunque “con distintos niveles”, precisaron desde Palacio.

Mientras, en la examen el corregidor de Recoleta, Daniel Jadue, su par en Valparaíso, Jorge Sharp, y el de Huechuraba, Carlos Cuadrado, han tomado la iniciativa importando medicamentos y cerrando centros de aglomeración, como el Terminal Rodoviario de Valparaíso, lo que incluso ha causado algunos cuestionamientos en el Congreso, donde aún se debate la viabilidad de legalizar de forma remota.

Todas, iniciativas que –según personeros del oficialismo– “le han doblado la mano al Gobierno”, como ocurrió el domingo cuando los alcaldes Rodrigo Delgado (UDI) y Codina (RN) convencieron al Presidente Sebastián Piñera de suspender las clases presenciales, pese a que el ministro de Vigor, Jaime Mañalich, y el comité asesor para la pandemia habían señalado que era un despropósito la medida. “Una y otra vez hemos actuado de manera seria”, sostuvo el corregidor de Puente Parada, quien encima corrigió al propio Mandatario al aclarar que la medida corría tanto para escuelas públicas como privadas. En esa pasada, la desafío de los líderes comunales tuvo el respaldo de los ministros de Educación, Raúl Figueroa, y del Interior, Gonzalo Blumel.

Para los especialistas en ciencia política, ha quedado claro que los alcaldes y las alcaldesas han sobresalido en momentos en que la correcta planificación y ejecución de políticas públicas es una emergencia animoso. La directora de Nodo XXI, Camila Miranda, planteó que, delante un panorama de “desgobierno”, hay “una anciano sintonía de las alcaldesas y los alcaldes con la población, más allá del partido al que pertenecen. Conocen de forma directa los impactos de la desigualdad de bienes en la provisión de servicios públicos básicos y la crisis de los cuidados en la que nos encontramos, luego, son más conscientes del impacto en la población del retardo en tomar medidas de seguridad y prevención”.

Otra idea que causó controversia en el seno de La Moneda fue la de cerrar los centros comerciales, luego que en diversos lugares del país trabajadores de tiendas y malls protestaran por no contar con fundamentos para el cuidado de la salubridad o por ser obligados a ir a trabajar en medio de la crisis.

Carter fue uno de los primeros en advertir que los centros comerciales debían cerrar “o nos veremos en la obligación de clausurarlos mañana”, mientras que en paralelo Matthei no esperó y dio por cerrado el mall Costanera Center, uno de los principales centros comerciales de la Región Metropolitana. La respuesta del Gobierno no tardó en arribar y el ministro de Riqueza, Lucas Palacios, puntualizó que el cerrojo de establecimientos era potestad del Presidente de la República, renglón que siguió el presidente de la Confederación de la Producción y del Comercio (CPC), Juan Sutil, quien aseguró tener miedo “a decisiones que terminen generando mayores dificultades”.

Pero las advertencias gubernamentales no hicieron hendidura entre los ediles. Municipios de regiones se sumaron al falleba de centros comerciales, dejando fuera a farmacias y supermercados, y la alcaldesa Matthei fue quien salió a desavenir al ministro Palacios: “Si yo tengo dos opiniones jurídicas, voy a tomar la opinión jurídica que me permita prevenir el tema de la salud. Después veremos en tribunales si las tenía o no”. Una respuesta que no habría caído acertadamente en el Empleo de Pertenencias, desde donde aseguraron que los alcaldes “se han pasado de la raya”.

En regiones hay  un “levantamiento territorial” propio, según señaló un munícipe del oficialismo. Municipios como el de Castro han tomado duras medidas delante lo que consideran la “inoperancia del Gobierno y las intendencias” para contraponer la pandemia del COVID-19. Anejo con los Concejos Municipales, han cerrado centros comerciales y incomunicación comunidades completas propensas al contagio del virus, es más, el corregidor de Chiloé, Juan Eduardo Vargas (UDI), le pidió al Gobierno que decretara una cortina sanitaria en toda la isla.

En Talca, su corregidor Juan Carlos Díaz (RN) decretó emergencia comunal por 14 días y en Temuco, el munícipe Miguel Becker (RN), todavía pidió cerrar el comercio, mientras que la alcaldesa de Antofagasta, Karen Rojo (independiente), asimismo anunció emergencia comunal adecuado al coronavirus hasta el próximo 31 de marzo.

Desde regiones, los y las alcaldesas destacaron que hay una “extrema preocupación por los adultos mayores” y que han solicitado tanto bienes como reuniones con las autoridades, especialmente con las intendencias, pero que “no hay respuesta”. Esperan que con el proclamación de los generales de zona se pueda coordinar “mejor la ayuda” y piden “nuevos recursos” para financiar canastas familiares para las familias y adultos mayores que están en cuarentena. El principal miedo -agregaron- es que “la gente más pobre muera de hambre o sin insumos básicos”.

Desgobierno y legitimización

Para los especialistas en ciencia política, ha quedado claro que los alcaldes y las alcaldesas han sobresalido en momentos en que la correcta planificación y ejecución de políticas públicas es una emergencia básico. La directora de Nodo XXI, Camila Miranda, planteó que, frente a un panorama de “desgobierno”, hay “una veterano sintonía de las alcaldesas y los alcaldes con la población, más allá del partido al que pertenecen. Conocen de forma directa los impactos de la desigualdad de medios en la provisión de servicios públicos básicos y la crisis de los cuidados en la que nos encontramos, luego, son más conscientes del impacto en la población del retardo en tomar medidas de seguridad y prevención”.

Esto, según Miranda, explicaría que los municipios “junto a otras instituciones como el Colegio Médico y universidades hayan liderado iniciativas más oportunas y responsables para el resguardo de sus comunidades, muchas veces contrarias al gobierno central. Eso se aprecia por parte de la población y orienta un camino de reconstrucción posible de una política no disociada de la sociedad”.

En la misma camino, la politóloga Pamela Figueroa recalcó que el Gobierno “ha reaccionado lento”, pese a la experiencia internacional. Destacó que delante esta tardanza, los liderazgos “locales han tenido una mejor capacidad de respuesta, han tenido la capacidad de entender que ante situaciones complejas se requiere colaboración. Los y las alcaldesas se coordinaron territorialmente para el 18 de Octubre y lo están haciendo ante la propagación del Coronavirus”.

Figueroa explicó que este liderazgo de los municipios ha dejado en evidencia que “se deben fortalecer las instituciones, entendidas como una forma de organizarnos que requiere lo colectivo, cada vez habrá menos incidencia de líderes individuales”. Encima, destacó que las iniciativas de los ediles “no son disposiciones segregadas, sino que a partir de lo que va surgiendo a nivel local, el Gobierno siente la tensión de responder a estas necesidades y lo hace avanzar a nuevas políticas públicas”.

El doctor en filosofía, Cristóbal Bellolio, señaló que la connotación que han cogido los y las alcaldesas rebate a la legalidad que acumularon en medio del estallido de octubre, que “hay un déficit político del Gobierno” y que éste “sigue siendo preso de una ineptitud política a pesar de que puede estar haciéndolo bien”. Es en ése contexto, agregó, que las medidas de municipios han ajustado una anciano notoriedad.

No todos aplauden el papel que han jugado los alcaldes. Desde la Fundación Jaime Guzmán, el abogado Emiliano García, dijo que no “se puede desconocer, que es comprensible, que muchas de esas iniciativas están motivadas por ser un año electoral. Es por ello que muchas de sus medidas precisan de mayor coordinación con el gobierno central y mayor responsabilidad e incidencia -por estar más cerca de los problemas de la gente- en la generación de políticas públicas”.

Agregó que “las atribuciones de los alcaldes están claramente delimitadas en la Ley Orgánica de Municipalidades. El problema es que muchas veces ven las necesidades de la gente con más “sentido de oportunidad” político que responsabilidad social, lo que los lleva a transgredir los límites de sus posibilidades. Esta manera de actuar precipitada, creo yo, es uno de los principales problemas”.

El “compañero” Carter

La advertencia de Carter de clausurar los malls ha sido una de las frases que más revuelo ha causado en medio del hostigamiento de cuñas en la crisis sanitaria, tanto así que desde el mundo empresarial le advirtieron que cuidara sus palabras. El munícipe de La Florida ha conseguido almacenar varias cámaras y minutos en matinales durante la última semana, su estilo duro y sin pelos en la lenguaje generó aplausos, pero todavía preocupación en el mundo político, donde consideran que “no se ha pasado uno, sino que varios pueblos”.

Respecto a la entrega de vacunas contra la influenza por parte del Empleo de Vigor, el concejal aseguró que no tiene stock suficiente para poder entregar grandes dosis todos los días y que “no podemos estar recibiendo migajas día tras días mientras el Coronavirus se expande y nuestros adultos mayores no pueden seguir esperando”.

Hasta tuvo un momento para referirse a los “defensores del capital”, frase que despertó aplausos y más de algún meme interiormente del mundo de la izquierda, lo que ha llevado a que en redes sociales le llamen “el compañero Carter”.

Asimismo ha llamado la atención sus críticas al mundo empresarial. Adicionalmente de la advertencia de clausurar los centros comerciales, tras el anuncio de que el Mesa Pimiento postergaría el suscripción de sus créditos sin interés para sus clientes, Carter -al igual que otros ediles- emplazó al Lado Estado: “Qué pasa con el Banco del Pato? El de todos los chilenos? Atinen y sigan a @aluksicc #AhoraEsCuando #COVID2019chile”, señaló en su cuenta de Twitter.