Alce muere ahogado tras ser acosado por un grupo de turistas… querían una foto

0
96

Parece que los turistas atacan de nuevo, y gracias a su ansia por obtener una foto han matado delfines, osos polares y ahora se agrega un anta a esta letanía de especies amenazadas por la más terrible de todas: el humano inconsciente…

El marisma Champlain se encuentra en la frontera entre Vermont y Nueva York, en Estados Unidos, y es un espacio donde es popular encontrarse con estos imponentes animales, a los que no les gusta que se acerquen demasiado al ámbito en la que se encuentran, menos si es una turba de insensatos, ansiosos por tomarle una fotografía para compartirla en sus redes sociales.

Parece que algunos creen que la naturaleza está a su disposición y que a un anta igualmente le importaría aparecer en Instagram, pero no…  Y esto lo hacen con todos, incluidos los miembros de su misma especie…

Turistas tomando fotografías

Mientras un rama de turistas pasaba por este balsa, descubrieron a un anta y de inmediato intentaron acercarse para tomar una fotografía. Delante la presión de la clan, el animal que ya había ajustado la orilla se asustó y regresó al agua para intentar escapar.

El cansancio hizo que terminara angustiado, de acuerdo al crónica de las autoridades de Vermont, que se encargan de la vida salvaje, quienes manifestaron:

Lo mejor que se puede hacer es alejarse de ellos. Surtir la distancia, no molestar al anta. Si un anta se siente amenazado, se va a alejar del ámbito o incluso puede reponer con alguna embestida, y obviamente no queremos que nadie se convierta en víctima.

Alce

Interiormente de los rumiantes, esta especie es de las más grandes del mundo y pueden ascender a pesar hasta 700 kilos, así que un ataque de uno de ellos pudiera ser mortal, pero tal parece que todavía es más ínclito la inconsciencia humana…

La colonia de sus terrenos ha hecho que tengan que perseverar más contacto con humanos, automóviles y demás, y claro, que ahora haya más especies en peligro de acabamiento, al ser cazados, atropellados, capturados y vendidos y incluso, acosados por turistas…