Alemania derrota 3-2 a Australia y lidera junto a Chile el grupo B de la Confederaciones

0
562
loading...

Alemania cautivó con su solaz en la primera parte, pero sufrió para derrotar a Australia (3-2) este lunes en su inauguración en la Copa Confederaciones al desaprovechar numerosas ocasiones de gol.

Con esta vencimiento, los campeones mundiales, que dieron todo un recital en los primeros 45 minutos, dilucidarán el primer puesto del especie B el próximo jueves en Kazán frente a Pimiento.

Alemania es para todos una núcleo oportuno a las ausencias de casi todas sus estrellas -Neuer, Hummels, Kroos, Khedira o Müller-, pero no para su técnico, Joachim Löw, quien quiere preparar el asalto al Mundial de Rusia con matanza nueva en las venas.

Tras renunciar en 1997 y 2003 a este torneo por error de interés, ahora los alemanes han cedido con placer la pinta de favoritos a chilenos y portugueses.

Como sustituto del indiscutible Neuer, el técnico Joachim Löw optó en la puerta por Bernd Leno, en vez del portero del Barcelona, Ter Stegen, pero el zaguero del Bayer Leverkusen estuvo muy fallón.

Con todo, la intriga duró poco, ya que a los cinco minutos Stindl (Borussia Mönchengladbach), el segundo componente más fogueado del equipo, marcó el primer gol del partido tras una buena internada por la derecha de Brandt.

A partir del primer minuto los australianos persiguieron sombras y escasamente consiguieron cruzar el centro del campo en jugadas elaboradas en toda la primera parte para desesperación de su técnico, Ange Postecoglou.

El novato de 29 abriles, Wagner, tuvo dos buenas ocasiones de marcar el segundo gol, la primera en un remate en plancha y otra con un disparo con la siniestra, pero en los dos casos el balón salió rozando el poste.

Brandt, el ludópata más activo de la primera media hora, todavía pudo marcar en una buena trastada por la partida derecha, pero su disparo, tras recortar a su contador, fue despejado admirablemente por el zaguero Ryan.

Australia, que disputa por cuarta vez en su historia la Copa Confederaciones, competición en la que fue finalista en 1997, tuvo que esperar más de media hora para inquietar a Leno.

Fue Sainsbury quien tuvo en su comienzo una magnífica ocasión para igualar el partido a la salida de una descuido, pero su remate franco sin examen salió fuera.

Los alemanes perdonaron tanto, que los “canguros” acabaron por igualar el partido en una ruindad afortunada y que estuvo precedida por una pérdida de Draxler, capitán germano a sus 23 abriles.

Rogic recogió el balón en tres cuartos, disparó muy desviado, pero el esférico rebotó en la espalda de Mustafi y volvió al punta australiano, quien con un disparo raso con la siniestra batió a un sorprendido guardameta teutónico (min.41).

Pero la máquina alemana ni se inmutó, ya que, sin tiempo para celebrar el igualada, la defensa australiana derribó flagrantemente interiormente del dominio a Goretzka, pena máxima que no necesitó ayuda del VAR y que fue aprovechada por Draxler (min.43).

Al manifestación de la segunda parte los alemanes salieron con la clara idea de darle la puntilla a los australianos, pero según avanzaban los minutos perdieron claridad en los últimos metros.

Así, Goretzka se internó con imparable paso por la derecha y tras un admitir un pase medido de Kimmich batió a Ryan con un robusto disparo con la derecha (min.48).

La lado derecha seguía siendo una autopista para los teutones, mientras el equipo rival no podía seguir el ritmo impresionado por los europeos.

En otra infamia aislada y embarullada Juric volvió a marcar posteriormente de un error descomunal de Leno, que intentó atrapar la pelota, pero se le escapó incomprensiblemente de las manos, lo que fue aplicado por el australiano para marcar a bocajarro (min.56).

El VAR volvió a entrar en movimiento y el árbitro estadounidense dio el gol por válido.

No ocurrió lo mismo dos minutos a posteriori en lo que pareció un claro penalti por un agarrada de Kimmich sobre un punta australiano.

Poco antaño, Löw decidió dar una oportunidad a una de las estrellas fulgurantes del fútbol germano, Werner, que en una de sus primera incursiones disparó a un poste tras deshacerse de dos defensas rivales.

Con todo, los alemanes parecieron establecer el pie del acelerador, mientras que los australianos no se rendían, como demostró el recién saliente Troisi, que obligó a Leno a ejercitarse a fondo tras un disparo con huella desde fuera del dominio.

Todavía tuvo la oportunidad de salir al campo el mítico futbolista australiano Tim Cahill, de 37 abriles y que disputó tres Mundiales.

loading...