Alguien exhibió una bolsa de basura en una galería y la compraron por 75,000 dólares

0
80

Tal vez el empleado de aseo de la exposición se llevó una gran sorpresa al querer ponerse esta “bolsa” y descubrir que en efectividad era un habitación de arte, carísima, por cierto. Ya hemos trillado que en diferentes museos se han expuesto “obras de arte” que están hechas con cosas como botellas vacías y rotas, desechables de fiestas y hasta cubetas con agua. Ahora lo nuevo en la tendencia estética europea parece ser crear piezas que se vean como objetos tan cotidianos como esta bolsa negra de basura.

Esta obra fue hecha por Gavin Turk, quien pertenece al conjunto llamado los Jóvenes Artistas Británicos y estudió en el Vivo Colegio de Arte. Con todas esas credenciales y preparación, Turk exhibió en una soportal esta alcoba titulada Dump (basura), que en efectividad no es una bolsa sino una masa de bronce pintada, y la puso a la traspaso.

Uno pensaría que nadie se interesaría por tener un pedazo de metal que parece una bolsa de basura, pero contra todo pronóstico Dump fue vendida por la casa de subastas Phillips Auction House en carencia menos que 75,000 dólares. Según el propio Turk, este tipo de obras son una expresión de crítica sobre la vida consumista y la forma en que ahora todo es desechable.

Una bolsa llena de productos desechados, materia orgánica no reciclada arrojada con los subproductos de nuestro derrochador estilo de vida consumista. Estamos definidos por lo que tiramos y, a la inversa, somos deconstruidos por lo que elegimos exhibir en nuestros sagrados pasillos del museo. Te hace reconsiderar el valencia del arte y el trabajo que implica hacerlo.

—Gavin Turk

Lo asombroso es que esta no es la primera “bolsa de basura” que Turk logra traicionar, ya que igualmente tiene otras piezas de bronce que parecen objetos como vasos de plástico desechables, sacos para echarse y hasta cajas de cartón. Incluso, vendió en 131,000 dólares una escultura que parece una pila de estas bolsas negras.

No es que estas nuevas piezas de arte flamante sean pura basura, pero su intención es parecerlo. Mientras que tú te complicas la vida queriendo memorizar a pintar, a esculpir o a dominar algún útil musical para triunfar en el mundo del arte, Turk recibe miles de dólares por su “basura”. Seguramente la crítica de arte Avelina Lésper está haciendo otro coraje más.