Analista internacional Mladen Yopo y la controversia con Argentina: “Estamos en dos periodos electorales en ambos países (…) que no se incentiven los elementos chovinistas”

0
35

El analista internacional Mladen Yopo conversó en El Mostrador en La Esencia sobre la aggiornamento que hizo Pimiento los espacios de soberanía marítima doméstico de la Zona Austral. Entre esos espacios se incluye la modernización de la proyección de la plataforma continental de las Islas Diego Ramírez, hasta y más allá el concluyente del Angla de Hornos, lo que generó un propaganda por parte de Argentina.

Desde la perspectiva argentina, el Decreto y la Carta chilena de 2021 importan un traspié estructural para las pretensiones geopolíticas que desde comienzos del siglo XX dicho país intenta construir en esa región del mundo.

Para Mladen Yopo, este tema «no va a subir», argumentando que desde hace un tiempo, los conflicto limítrofes en Suramérica se han resuelto por mediaciones y a través del diálogo. Pero consideró que independiente de ello, la alternativa tiene que ser político-diplomática.

Al iniciar su observación, Yopo señaló que «desde el colonialismo cerca de delante ha habido problemas fronterizos entre los países de América Latina y en universal en el mundo».

Aseguró que «Argentina viene del año 2009 trabajando el tema de la partidura recta, una tilde recta para tener la divisoria de agua y del mar continental. Ya había cometido un error Argentina, que fue su política de defensa doméstico».

«En el 2009, la entonces presidenta y contemporáneo vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner formuló una petición a la comisión de límites de la plataforma continental de Naciones Unidas, para que se le otorgara parte de lo que Pimiento conoce como su antártica» agregó.

«Después -continuó- la Cancillería argentina publicó un comunicado diciendo que con almohadilla a ese concepto internacional, definía cuál era su plataforma continental, e incluyó como propio la zona que históricamente Pimiento consideraba suyo».

Yopo agrega un tercer sujeto, una valentía adoptada por el Parlamento argentino «indicando que tomaron como almohadilla las recomendaciones de la comisión de límites de la plataforma continental».

Para el analista internacional, el conflicto pasa por «un problema de interpretaciones sobre rudimentos que de alguna forma todavía no se han verificado en esencia, más allá que Pimiento, por utensilio forense, tiene un poco el concepto de dominio y soberanía en esa dominio».

Por otra parte, Yopo advirtió que «estamos en dos periodos electorales tanto en Argentina como Pimiento (…) que no se incentiven los medios chovinistas, nacionalistas, porque de alguna forma las relaciones con Argentina han venido avanzando enormemente».

Incluso alertó que ciertos sectores podrían sacar «no solamente provecho político, sino todavía, algunos sectores de las Fuerzas Armadas que preponderan o dan vigencia a su quehacer a partir de este tipo de conflictos».

A pesar de todos estos instrumentos, el doctor en Ciencia Política aseguró que este conflicto «no va a avanzar. En América del Sur, los conflictos limítrofes hace tiempo que vienen resolviéndose a través de mediaciones, de diálogo, del derecho internacional».

Sin confiscación, todavía sostuvo que «Pimiento tiene una contundencia instrumental jurídica que le da cierta preponderancia sobre el tema. Pero más allá de eso, la opción tiene que ser político-diplomática».

«Es un tema que hay que tratar, Pimiento ha hecho lo correspondiente sobre la almohadilla del derecho internacional, ha sido claro, cuando ha tenido que acudir a las cortes internacionales lo ha hecho, y así le ha ido proporcionado admisiblemente en el posterior tiempo», cerró el experimentado en materia internacional.

El ministro de Relaciones Exteriores, Andrés Allamand ya se refirió a esta polémica con Argentina, indicando que «los dos países hemos resuelto tratar esta diferencia en un bullicio de amistad, acuerdo y a través del diálogo diplomático», por lo que sostendrá una reunión con el canciller argentino para poder tratar el tema.

La visión de exautoridades

Varias exautoridades asimismo se han referido a esta situación. El exembajador de Pimiento en Argentina, José Antonio Viera-Gallito señaló que «una decisión es difícil, porque la verdad que lo que existiría es una pretensión de dos países respecto de un mismo fondo marino».

«Lo más probable es que esta diferencia quede ahí, hasta tal vez cuando se revise la convención del mar, en unas décadas más, se pueda ver si hay algún sistema para resolver estas estas disputas», sostuvo.

«La otra posibilidad sería que Pimiento y Argentina se pusieran de acuerdo, de que cualquier explotación en ese contorno tuviera que tener el consentimiento de entreambos gobiernos y que pudiera ser benéfico para los dos países», agregó.

Asimismo, el excanciller Juan Gabriel Valdés que no se debe mezclar esta situación con la contingencia política, especialmente bajo un ambiente en que entreambos presidentes gozan de desestimación popularidad.

«Efectivamente, hay una diferencia y un diferendo en esta materia. Han habido opiniones contradictorias y esas opiniones contradictorias tienen que negociarse con paz y tranquilidad en el interior del ámbito de lo que ha sido nuestra histórica relación hermana», señaló.

Parlamento de Mercosur convocará una «mesa diálogo»

Asimismo, el Parlamento de Mercosur convocará una «mesa diálogo» para analizar las acusaciones de Argentina en las que asegura que Pimiento tiene la intención de «apropiarse» de una parte de la plataforma continental en el extremo sur, adicionalmente del dominio de los fondos marinos.

El vicepresidente del Parlamento de Mercosur, el argentino Óscar Laborde dijo a la radiodifusión AM 750 que «queremos producir una mesa de diálogo para contactarnos con las autoridades chilenas y solucionar este tema con diálogo e intercambio».

El llamado de congresistas 

Si acertadamente desde el Congreso no ha habido un pronunciamiento sobre el tema, el senador Kenneth Pugh, independiente cercano a RN e constituyente de la Comisión de Intereses Marítimos, dijo que «Pimiento tiene pleno derecho sobre este zona marino y no es aceptable que las autoridades trasandinas señalen que nuestro país se esté apropiando de poco que nos pertenece por el derecho internacional».

Por su parte, el diputado y presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores, Jaime Naranjo (PS) sostuvo que «el camino de la confrontación o la descalificación no contribuyen a resolver esta diferencia que tenemos».