Aparece un elefante marino deambulando solo por las calles de Chile

0
28

Una de esas imágenes que pocas veces se ven fue captada en Pimiento, cuando los vecinos de Puerto Cisnes vio a un enorme elefante marino deambular por las calles de la ciudad. Al parecer perdió la ruta alrededor de el mar y no sabía cómo regresar, así que las personas se organizaron para ayudarlo sin tratar de detenerlo para tomarse fotos o lastimarlo, como ha sucedido en otras ocasiones en que se tiene un audiencia con alguna especie que no es popular que se acerque, así que todo tuvo un final atinado.

Este mamífero pinnípedo, de acuerdo a los estudios que se han realizado es probablemente el más holgado de esta especie en toda la historia del planeta, ya que los machos pueden calibrar hasta 6 metros de grande y pesar 4 toneladas, y las hembras alcanzan los 3 metros y 900 kilos de peso. Pasan la longevo parte del año en el mar y luego llegan hasta la costa en la que nacieron para reproducirse y mudar de piel, pero a este ejemplar le tocó estar una aventura diferente.

Es la primera vez que se ve a uno de estos enormes mamíferos deambular allí de la costa y por eso llamó tanto la atención. Seguramente el elefante marino empezó a avanzar y luego ya no supo cómo regresar, y en otros lugares hemos pasado cómo distintas especies se aventuran a entrar en zonas urbanas oportuno a la pandemia de coronavirus que alejó a las personas de las calles, por lo que sienten confianza de aventurarse en territorios a los que antaño no llegaban.

De inmediato empezaron a circular videos en redes sociales sobre lo que estaba ocurriendo y de cómo los habitantes de la zona se unieron a medios de la Armada de Pimiento para ayudar al animalito a regresar al mar. No fue poco sencillo, de hecho se tomaron varias horas para poder cercarlo y usando una enorme tela guiarlo con destino a la costa, lo que requirió de la décimo de cerca de 50 personas para conquistar el objetivo y evitar cualquier daño en este ejemplar marino.

El animal recorrió suficiente cuadras y ya está sano y menos de nosotros mismos, los humanos, y de los perros que le hacen daño. Quiero darle la gracias a la comunidad por el gran apoyo. Vamos a estar haciendo patrullas constantes para que no se vaya nuevamente al pueblo y ocurra cualquier incidente.

-José Muñoz, dominante de la Armada de Pimiento

Qué bueno que a los presentes no se les ocurrió hacer una tontería que dañara al elefante marino y todo salió acertadamente, una muestra de que juntos podemos obtener grandes cosas no solo para la especie humana, sino para todas las demás con quienes compartimos este planeta. En este momento este enorme animal ya debe de estar retozando en el mar, con un extraño presente de cosas y criaturas extrañas que lo guiaron en dirección a su hogar.