Arqueólogos encuentran la ciudad perdida de Luxor de 3,000 años de antigüedad

0
71

Posteriormente de un sinnúmero de misiones, el gobierno egipcio anunció el hallazgo bajo la arena de la monumental Luxor, ciudad perdida de 3000 abriles de pasado, denominada como “El Ascenso de Atón”, la cual se encuentra en muy buen estado de conservación.

Los orígenes de esta gran ciudad se remontan a los tiempos en que fue reinada por el faraón Amenhotep III, perteneciente a la dinastía XVIII, quien ejerció su gobierno en Egipto entre 1391 y 1353 a.C. Adicionalmente, estuvo activa durante los tiempos de su hijo y heredero al trono, Amenhotep IV. Luego fue gobernada por Tutankamón y Ay.

Zahi Hawass, uno de los egiptólogos más famosos del mundo, dice que esta ciudad fungió como el veterano instalación funcionario e industrial del Imperio egipcio y que es la más ínclito encontrada en todo Egipto. La cometido inició con la búsqueda del templo lúgubre de Tutankamón en un radio ubicada entre el templo de Ramsés III y Amhenotep III, en zonas aledañas se encontraron los templos de Horemheb y Ay.

Las excavaciones iniciaron en 2020 y no pasó mucho tiempo cuando encontraron formaciones de ladrillos de adobe que se extendían en todas direcciones, continuando con la exploración se desenterró una gran ciudad en muy buen estado de conservación, si se toma en cuenta el tiempo que permaneció perdida.

Se encontraron muros casi completos y habitaciones con objetos de uso frecuente. Adicionalmente, las capas arqueológicas han permanecido intactas durante miles de abriles, tanto así que parece como si sus antiguos habitantes escasamente hubieran negligente la ciudad hace algunas horas.

Las calles están flanqueadas por casa, con piedras en sus muros de hasta tres metros de importancia… la ciudad se extiende alrededor de el oeste, hasta la famosa Deir el-Medina.

– Zahi Hawass

Algunos especialistas como Betsy Brian, profesora de Egiptología de la Universidad John Hopkins, afirman que este descubrimiento es el segundo más importante a posteriori de encontrar la tumba de Tutankamón.

El hallazgo de “El Ascenso de Atón” abrirá la puerta a nuevas investigaciones en las que se podrá conocer cómo era la vida de los egipcios durante la época de apogeo del Imperio. Adicionalmente, es muy probable que se revele por qué Akenatón y Nefertiti tomaron la audacia de trasladarse a Amarna, región en la que se construyó una nueva hacienda imperial en el siglo XVI a.C.

Durante los siete meses en que se ha trabajado en la excavación se han enfrentado diversas áreas, como una panadería, cocina con hornos y muchos artículos de cerámica que se utilizaban para juntar alimentos. El espacio de estos lugares indica que en ellos laboraba un gran número de personas. Adicionalmente de esto, fue encontrada una parte del distrito burócrata y residencial.

El radio está delimitada por un pared en forma de zigzag con una sola entrada que lleva alrededor de los pasillos internos y áreas residenciales, lo que ha hecho pensar a los arqueólogos que era un sistema para controlar la entrada y salida de las personas a ese empleo.

Los estudios históricos previos dan indicio de que había tres palacios reales que pertenecían a Amenhotep III. La datación de la recién ciudad encontrada está confirmada con lo que se encontró en ella, como anillos, escarabajos, vasijas de cerámica y ladrillos de adobe con el sello del faraón.

Todavía fue contrario un taller de moldes de amuletos y objetos decorativos, así como una zona de fabricación de ladrillos para la construcción de templos, que eran sellados con la imagen del faraón Amenhotep III.

En todas las zonas que han sido excavadas se han enfrentado muchas herramientas que se usaban para labores industriales o trabajos como hilar o tejer. Adicionalmente, se hallaron algunas piezas metálicas y de vidrio, pero los lugares donde estos fueron hechos aún no han sido desenterrados.

Poco que ha llamado mucho la atención de los expertos es que en el interior de una de las habitaciones se encontraron dos entierros suficiente inusuales. El primero corresponde a un bovino. Mientras que el segundo es el de una persona que se encuentra con los brazos extendidos a los costados y una cuerda atada a sus rodillas. Los dos ya están siendo estudiados.

Otro hallazgo importante es el de un recipiente que tiene escrito algunos nombres de personas que vivieron y trabajaron en la ciudad durante el reinado de Amenhotep III. Por otra parte, al norte del sitio se ha descubierto un cementerio que parece ser muy extenso.

Esto parece ser solo el inicio, ya que incluso se encontró un cúmulo de tumbas de distintos tamaños excavadas en la roca, que se encuentran en lo que parecen acontecer sido unas criptas a las que se puede ceder a través de unas escaleras de roca. Sin duda, a través de esta investigación, se podrán sentir muchas más pistas y tesoros arqueológicos para aumentar el patrimonio histórico egipcio.