Artista callejera dejó de cantar para darle su dinero a un vagabundo y el karma la recompensa

0
29

Las calles de las ciudades son lugares en donde aflora la heterogeneidad y creatividad. Es ahí donde las manifestaciones artísticas encuentran un ocasión y se exponen con cantantes, performers, comediantes, entre otros. Todos esperando que en algún momento, alguno de los transeúntes se detengan a verlos y, desde su bizarría, les deje alguna donación.

Pero no todo es bello, pues en la calle incluso podemos encontrar a aquellos que se han quedado sin hogar y que, por diferentes circunstancias, pasan un duro momento entre el anhelo y la indigencia. Un video publicado en TikTok captó el momento en que una cantante callejera detiene su acto al notar a un hombre sacando comida de la basura. Al ver aquella entusiasmo, le da un poco del hacienda que se había reses con su música para que comprara comida.

La cantante que aparece en el video es Liv Harland, una actor emergente de York, Reino Unido, quien realizaba una de sus actuaciones en las calles de la ciudad. En medio de su canción se percató de que un indigente estaba sacando unos nuggets de la basura, por lo que paró todo para acercarse al hombre y darle caudal con el fin de que comprara comida fresca y limpia.

Ella le pidió que le prometiera que utilizaría el capital para comprar nuevos alimentos. El hombre, quien se veía agradecido, lo hizo y se fue. Liv continuó cantando, pero lo que ella no esperaba es que el karma llegara inmediatamente a su vida, pues un transeúnte que presenció la cuadro de altruismo, se acercó para hacerle una donación y le dejó el doble de lo que le había regalado al méndigo.

El video se compartió a través de las redes sociales de la intérprete y, actualmente, tiene más de 15.5 millones de reproducciones. Los miles de comentarios de apoyo a la cantante han reforzado el cariño que sus seguidores le tienen, pues acciones como esta no se ven todos los días y es importante destacar a aquellos que lo hacen desinteresadamente.

Liv no es una intérprete novata, lleva varios abriles dedicándose a la música y al arte como una de sus pasiones. Las calles han sido una gran plataforma para ella, pero mantenía un arqueo con su carrera como cuidadora pueril en una parvulario. Poco a poco, comenzó a triunfar notoriedad en redes sociales, sobre todo en TikTok, donde consiguió muchos seguidores.

Los conciertos que antaño daba en calle, ahora los comparte en transmisiones en vivo, donde sus seguidores pueden hacer donaciones. Según cuenta Liv, en una ocasión llegó a vencer más de 1100 dólares en una hora oportuno a su carisma, talento y al cariño y estima de sus fans. Adicionalmente, uno de sus videos alcanzó las 20 millones de visitas, por lo que ahora apuntaba a lo parada.

Según informa el Daily Mail, posteriormente de esta buena hecho, no pasó mucho tiempo para que el sello discográfico Frtyfve se interesara en ella y le ofreciera un anuencia para tallar nueve canciones y realizar una campaña de marketing para posicionarla en el mercado. El sueño de Liv se está cumpliendo, pues tuvo sesiones de fotos y una reacción única que no hubiera esperado.

Mi primera sesión de busking (música callejera) fue en York y me escondí en un callejón porque estaba muy nerviosa. Cuando empecé hace cuatro abriles, mucha multitud veía el busking como una mendicidad. Pero ha cambiado.

—Liv Harland

Liv dejó su empleo en la jardín de infantes y ahora se dedica a la música de tiempo completo. Tiene un ingreso modesto más el efectivo que puede reunir cantando en las calles. Adicionalmente, se mudó a su propio estudio. La constancia en su trabajo le ha permitido obtener nuevas oportunidades que no hubiera tenido de tener dejado su talento guardado. Sin duda es un caso de éxito que, con el apoyo de las redes sociales, pudo consolidar una carrera.