Así es el submarino militar desaparecido con 44 personas a bordo, cuya búsqueda tiene en vilo a Argentina

0
580
loading...
loading...

El ARA San Juan en una exhibición en Buenos Aires. (Foto: AFP/Ocupación de Defensa de Argentina)

“Pido al Señor que proteja siempre al submarino Ara San Juan y sus tripulantes”.

Fueron las palabras del primer comandante del sumergible de la Armada argentina desaparecido desde el 15 de noviembre con 44 personas a costado, capitán Carlos Zavalla, durante la ceremonia de entrega del mismo el 18 de noviembre de 1985.

Aquella “fría tarde” en Emden, la ciudad en el noroeste de Alemania donde se construyó el submarino que ahora es buscado a contrarreloj, fue colocada la bandera argentina en el “Ara San Juan S-42” por primera vez.

Un mes a posteriori, aquella nave de 66 metros de eslora (dadivoso) y 7 de manga (ufano) emprendería un espacioso alucinación hasta su destino final en Mar del Plata, Argentina.

Zavalla incluso dijo aquella tarde que el ARA San Juan era el “más moderno buque” de la Armada.

Una calificación que es compartida por varios expertos argentinos en materia naval hasta el día de hoy.

“De nosotros depende que este buque tenga una vida fecunda y útil para la Armada y el país”, añadió el capitán de navío en 1985, según un afirmación suyo publicado en el sitio web de la Fundación Histarmar, dedicado a historia marítima argentina.

El San Juan tiene 66 metros de eslora (desprendido) y 7 de manga (encantado).

El submarino

El San Juan funciona con 960 baterías que se alimentan con motores diesel, es sostener, tiene propulsión convencional y no nuclear.

Es del tipo TR-1700, una serie de submarinos encargada por Argentina a la empresa alemana Nordseewerke a mediados de la período de los 70.

Si perfectamente es un submarino de ataque, con seis tubos para exhalar hasta 24 torpedos, nunca participó en una argumento bélica.

Cuando llegó a su colchoneta en un puerto de Mar del Plata, el sábado 18 de enero de 1986, la exterminio de las Malvinas ya había concluido con un resultado desfavorable para Argentina y la democracia había retornado a ese país.

En aquel conflicto armado, en cambio, los argentinos sí contaron con los submarinos Salta y San Luis.

Nordseewerke, que funcionaba desde 1903, dejó de construir buques en 2010 y por sus problemas económicos fue absorbido por otra compañía que se dedica a construir componentes para naves en altamar.

De los cuatro submarinos encargados por Argentina, solo llegaron a ser entregados dos, el Santa Cruz en 1984 y el Santa Juan en 1985.

Cercano al Salta son en hogaño los tres sumergibles con los que cuenta la Fuerza de Submarinos de la Armada Argentina.

Autonomía

La Armada de Argentina anunció el pasado viernes que hacía dos días que habían perdido el contacto con el submarino ARA San Juan.

La embarcación, con 44 personas a costado, dejó de aparecer en los radares cuando navegaba por el holgazán de San Jorge, al sur de Puerto Madryn, en la sureña provincia de Chubut.

Mientras se desarrolla una intensa operación de búsqueda en la que participan varios países, la gran pregunta que se hacen todos es ¿cuánto tiempo podrá la tripulación resistir en el ARA San Juan?

La respuesta no es tan obediente.

Como no se conoce si el submarino emergió a la superficie posteriormente de cortarse la comunicación con él no se puede enterarse con precisión cuándo recargó baterías y oxígeno.

En criterio del ingeniero naval Jerónimo Kalan, lo único cierto aún es que el Ara San Juan sufrió un problema en sus sistemas de comunicaciones.

“La tripulación está entrenada para estas situaciones y para situaciones de más estrés. Alimentos tienen de sobra y el oxígeno, estimo que no es problema si logró emerger momentáneamente para intentar comunicarse. El submarino igualmente tiene oxígeno para estar varios días sumergido”, indicó el diestro en una entrevista al diario La Nación de Argentina.

Este lunes se conoció que antiguamente de perder el contacto con la Armada, desde el sumergible se reportó una “avería” en el sistema eléctrico.

Sin bloqueo, ello no necesariamente tiene relación con la posterior desaparición del San Juan.

Por protocolo se sabe que el submarino lleva alimentos para toda la tripulación para al menos 15 días.

Este lunes se supo que antaño de perder el contacto con la Armada, desde el sumergible se reportó una “avería” en el sistema eléctrico.

Emergiendo cada 48 horas para recargar oxígeno y baterías, el buque tiene una autonomía de hasta 90 días.

El buque desapareció mientras se trasladaba desde la costa sureña de Ushuaia hasta Mar Del Plata, a la pico de la ciudad de Puerto Madryn, en la zona del cala San Jorge, en el Atlántico sur, a unos a 432 kilómetros de la costa.

“El clima es muy malo en la zona. (…) El protocolo indica que si el submarino pierde comunicación, debe emerger. Pero para un submarino es muy difícil y peligroso navegar en superficie en esas condiciones. El submarino está diseñado para navegar sumergido, por lo que creo que tuvieron sólo un problema en los equipos de comunicación y continúa navegando sumergido por seguridad”, señaló Kalan.

El San Juan está equipado con un teléfono satelital, sistemas de comunicación por frecuencia de radiodifusión, localizadores, radar e incluso un dispositivo para dejar una mancha en el agua para ser detectado por los equipos de búsqueda.

Capacidades

Hace escasamente seis meses, en un video realizado por el Servicio de Defensa de Argentina, el capitán de navío Eduardo Cella Irigoyen describió el estado de la nave de ataque.

El submarinista explicó que el periodo de “reparaciones de media vida” del sumergible ya fue realizado entre 2007 y 2014, y que desde entonces se encontraba “operativo 100% al servicio” de la Fuerza de Submarinos.

En aquel momento se informó que la vida de la nave había sido extendida por 30 abriles más y que se le había incorporado nueva tecnología a los sistemas construidos por los alemanes en los 80.

Los equipos de comunicaciones fueron mejorados y aumentados, encima de que se le incorporó un radar portátil de navegación,

Igualmente se modernizó el sistema de armas con que cuenta el sumergible.

En condiciones de espléndido funcionamiento, el San Juan puede alcanzar los 45 kilómetros por hora (25 nudos) en inmersión y los 27 (15 nudos) sobre la superficie.

Puede descender hasta los 250 metros debajo del nivel del agua.

Lo que sucede con el ARA San Juan tiene en vilo a Argentina.

¿Qué hacía?

Antaño de desaparecer, el San Juan realizaba tareas de control en la zona económica monopolio de Argentina.

Las costas sudamericanas son víctima constante de flotas que realizan pesca ilegal.

Si aceptablemente fue parte de ejercicios militares conjuntos, el San Juan no disparó quia un torpedo en un conflicto.

Cuando realizó su primer periplo entre Alemania y Argentina, entre 1985 y 1986, el submarino pasó 27 días sumergido.

 

loading...