Así luce el mar Mediterráneo contaminado por cubrebocas y guantes por el Coronavirus

0
147

Si correctamente se ha dicho que esta cuarentena impuesta durante la pandemia de coronavirus ha ayudado significativamente al medio entorno en cuanto a resumir la contaminación, a finales de mayo nos dimos cuenta que el ser humano aún así puede arruinarlo todo, pues se hizo vírico una imagen donde podemos ver diversos insumos utilizados durante la contingencia sanitaria, como cubrebocas y guantes, desechados en el fondo del mar Mediterráneo.

El hallazgo se dio cerca del centro turístico de la rivera francesa de Antibes, y fue fototipia y publicado por el agrupación ambientalista Opération Mer Propre (Operación Mar Honesto) con el fin de concientizar sobre el desecho de residuos durante la pandemia.

Las imágenes son en verdad indignantes, pues nos muestran que no hemos aprendido carencia y que “perro viejo no aprende truco nuevo”, lo cual es lamentable pues estamos atravesando una de las crisis sanitarias más difíciles e importantes en la historia contemporáneo. Por fortuna, ya se están tomando cartas en el asunto, pues diversos trabajadores de virginidad de la ciudad de París se han quejado por el aumento de cubrebocas tirados en la calle.

Frente a este problema, el gobierno de Francia planea aumentar las multas por tirar basura en la vía pública. Brune Poirson, secretaria de Estado del Servicio para la Transición Ecológica, dijo que las multas oscilarían entre los 135 y los 750 euros (de 152 a 847 dólares) dependiendo de la seriedad de la desidia. “Los desechos plásticos vinculados a la crisis de Covid-19 nos recuerdan que si queremos océanos limpios, debemos comenzar con aceras claras”, escribió en Twitter.

basura en el mediterráneo

El anuncio del gobierno francés fue entregado a conocer el día de ayer, calibrado un día antiguamente del Día Mundial de los Océanos, lo que hace más significativa esta lucha contra la contaminación.

La ONU estima que cada año se vierten 13 millones de toneladas de plástico en el océano y que la porción del plástico producido a nivel mundial es de artículos de un solo uso. “El océano es parte de nuestra salud y riqueza humana”, dijo Kristian Teleki, director de Friends of Ocean Action (Amigos de la Bono Océanica), en una entrevista a una dependencia europea.

Aún hay esperanza para el mundo, varones, y está en nuestras manos revertir todo el daño que le hemos hecho para así procurar tener un mundo mejor, más expedito y saludable. Así que ya lo saben, hay que poner manos a la obra.