Así se ve el Aston Martin Valkyrie Spider, el convertible más elegante y potente jamás construido

0
58

Este nuevo coche de Aston Martin puso la vara más entrada en cuanto a fabricación de automóviles para carretera en todos los sentidos. El Aston Martin Valkyrie Spider es, sin duda, el carro más deportivo, potente y elegante que habrás podido ver hasta ahora. Su nuevo presentación en el Pebble Beach Concours d’Elegance (Concurso de Elegancia de Pebble Beach) lo confirmó como uno de los autos más bellos y poderosos del mercado.

El híperauto Valkyrie, creado por Aston Martin y Red Bull Racing, ahora presenta su traducción descapotable, que trata de ofrecer una experiencia cercana a la de conducir un automóvil de Fórmula 1. Encima, el interior del carro está diseñado para tratar de dedicar al favorecido la experiencia que tiene uno de estos pilotos.

Para darle ese toque de la máxima competición de carros de suscripción velocidad, Aston Martin puso los asientos al centro y calibró su pico para otorgar al conductor una posición similar a la que adoptan los pilotos.

No es falta complicado hacerlo convertible, pues su capota de fibra de carbono es ligerísima y posible de retirar. Este panel que vendría a ser el pseudotecho del carro es pequeño y se encuentra entre el parabrisas y el habitáculo posterior del automóvil. Encima, cuando se encuentra anclado al carro, permite que las puertas puedan ser puestas en modo polilla, dotando así de dramatismo y espectacularidad al híperdeportivo.

Este carro, al igual que su predecesor, puede alcanzar hasta 330 km/h descapotado, pero con el techo puesto alcanza los 350 km/h, aunque en efectividad no existe ni un cambio en su sistema híbrido compuesto por un motor de 12 cilindros o V12 de 6.5 litros y un motor eléctrico. La conjunción de estos motores permite que el automóvil genere 1555 caballos de fuerza.

El elegante Spider Valkyrie se venderá por un precio de 3.2 millones de dólares y su producción se limitó a 85 ejemplares. Sin bloqueo, cada uno de ellos ya se encuentra apartado o totalmente vendido. La verdad es que solo el color verde conforme al diseño sinuoso y elegante del Spider lo vuelven toda una obra maestra de la ingeniería, un carro que hace alarde de su elegancia y satisface al ojo, pero que a la vez muestra toda su oculta potencia.