Astronautas pasan 200 días en el espacio, regresan a la Tierra y ven todo lo del Covid-19

0
118

Andrew Morgan y Jessica Meir, de la NASA, así como Oleg Skripochka, de la Agencia Espacial Federal Rusa “Roscosmos”, pasaron 200 días en la Periodo Espacial Internacional (EEI), donde a pesar de estar en el “espacio” infinito la existencia es que se la pasan encerrados.

La mala novedad al durar a la Tierra es que ahora probablemente tendrán que estar en cuarentena por la pandemia de coronavirus, así que irán de regreso al enclaustramiento.

Andrew permanecía en el espacio desde julio del 2019, y los otros dos lo acompañaron desde septiembre, por lo que seguramente tendrán ganas de ir al cine, salir a pasear y engullir en un restaurante, pero por lo pronto no será posible.

De entrada ya sabían que tenían que acontecer un tiempo encerrados, ya que luego de tanto tiempo en empeoramiento cero los protocolos así lo indican, para que se vuelvan a adaptar a las condiciones terrestres.

Ya se les practicaron exámenes, pero de cualquier modo tendrán una vigilancia específico para evitar cualquier peligro de infección.

Es asaz surrealista ver cómo se desarrolla esto en la Tierra. Podemos proponer que la Tierra todavía se ve tan impresionante como siempre, así que es difícil creer todos los cambios que han tenido puesto desde que no hemos estado aquí.

Será difícil no abrazar a familiares y amigos posteriormente de no estar aquí por siete meses. Creo que me sentiré más aislada en la Tierra que en el espacio. Estábamos ocupados con actividades y tareas increíbles, y no sentimos el aislamiento.

—Jessica Meir

Durante su estancia en el espacio se dedicaron a realizar importantes experimentos sobre biología, física y progreso tecnológico, por lo que efectivamente, como señaló Jessica, no tenían mucho tiempo para distinguir el aislamiento.

Luego de un mes y medio en una estricta cuarentena ya partieron los reemplazos de estos tres astronautas, quienes seguirán con los experimentos en la Periodo Espacial Internacional.

Bienvenidos a la Tierra, aunque por el momento los abrazos tendrán que esperar.