Ataques van, ataques vienen: Boric y Sichel anulan a Yasna Provoste al plantarse como los únicos adversarios

0
56

Tal como le pasó a su excontendora, la PS Paula Narváez –quien según las encuestas no tenía posibilidad alguna de alcanzar a la hoy candidata del sector, Yasna Provoste, en la previa a la consulta ciudadana–, hoy es el turno de la expresidenta del Senado de sufrir el síndrome del “manual de primera vuelta” y que tutela relación con el trato que reciben los competidores con pocas posibilidades en el papel.

Si Narváez se sintió ninguneada al no acoger respuesta alguna a sus emplazamientos para ir a primarias, sumado esto al duro cuestionamiento que significaron las palabras de la senadora, cuando le espetó que “quienes más se encargan de pedir primarias, nunca se han sometido ni siquiera a una opción en la congregación de vecinos», ahora es la propia candidata DC la que debe contraer esta dura efectividad a poco más de tres meses de la comicios presidencial.

El «manual» señala que no se le replica a los emplazamientos ni se menciona el nombre de quien va muy debajo en la tabla de posiciones, pues el único impresión resultante de aquello es hacer crecer sus posibilidades.

Otro ejemplo fueron los debates de Pimiento Vamos, donde Joaquín Lavín, en ese entonces inalcanzable, hacía oídos sordos a los cuestionamientos de su figura y de su campaña que le realizaban tanto Sebastián Sichel como Mario Desbordes, quienes aparecían con menos apoyo. En ese entonces, el exalcalde de Las Condes optaba por desviar el tema e intentaba imponer la temática según su interés decisivo.

Con un promedio de 12 puntos, y con una brecha cada vez beocio con quien le sigue –el candidato del Partido Republicano, José Antonio Kast–, la suerte de la candidata de la ex Pelotón Constituyente, de cara a los debates con los dos contendores con viejo apoyo, difícilmente va a cambiar en el corto plazo. A esto se suma el asfalto de 150 mil votos aproximadamente que logró luego de la consulta ciudadana, muy por debajo del millón setecientos mil votos en que se sustenta hoy la candidatura de Gabriel Boric, o el millón trescientos mil de Sebastián Sichel.

La última sondeo Data Influye le entrega a Provoste un 11,3% de las preferencias, y a Kast un 10,9%, muy por debajo del 26,5% de Gabriel Boric y del 17,8% de Sichel. En el caso de la investigación Criteria del mes de agosto, la carta DC contaría con un 11%, solo tres puntos por sobre el antaño UDI, que es el único que habría incrementado su apoyo en el final mes.

El director ejecutor de Criteria, Cristián Valdivieso, señaló que “la primaria los dejó como los candidatos más competitivos (Boric y Sichel). Ambos sorprendieron, no solo porque ganaron, sino que por la contundencia de la votación, y quedaron como los más probables de llegar a la segunda vuelta, cosa que no le resultó a Yasna Provoste, pese a haber ganado su primaria, porque fue muy poco participativa y no generó la contundencia”.

A todo esto se añade la poca convicción que emana desde su propio conglomerado, que aún no tiene un diagnosis popular respecto de su pasado fresco, sumado esto a las heridas abiertas que dejó el intento del PS de romper con sus antiguos socios –logística que les rebotó en la cara, luego que Apruebo Dignidad los dejara esperando a las puertas del Servel–, las posibilidades de un nuevo distinción no serían muy auspiciosas.

Lo cierto –reconocieron cercanos a su persona– es que tanto la mochila que significa cargar con la insignia de la flecha roja, más el imán en que se transformó la candidatura del diputado por Magallanes para un sector de las bases PS, hacen del beneficio de movimiento de la senadora un espacio muy estrecho. Para peor, esta matemática no contempla la “poco audaz” memorándum para instalar temas, bajo el argumento de que aún se está en el proceso de rearme y repliegue.

Desde la sede de la Democracia Cristiana hay quienes le dan plazo a la senadora por Atacama hasta fines de septiembre o la primera semana de octubre para romper la inercia de los 12 puntos. De no acaecer cambios sustanciales en el círculo, “hay que asumir que ya no fue”.

Para el director de Tú Influyes, Axel Callís, esta situación que está viviendo Provoste es “de manual de primera vuelta, acá lo importante es pasar a segunda, no ganar al primero, entonces lo que hacen normalmente el primero y el segundo, es que se hablan entre ellos. Interpelar a los terceros, que en este caso son Kast y Yasna, significa hacerlos crecer. Acá no hay nada fuera de lo normal. En términos de estrategia electoral, lo que están haciendo Boric y Sichel es absolutamente predecible”.

Encima, agregó que “hasta el momento hay dos competidores y una lucha por el tercer lugar”.

Y para los que tuvieron dudas en algún momento de que el tablas fuera a apoyarse en el añejo manual, el cruce de palabras entre Sebastián Sichel y Gabriel Boric desde el domingo pasado hasta la término, dejó en evidencia a quién eligió cada uno de sus comandos para competir. Más allá de si gustó el tono del emplazamiento o la respuesta, cada uno de los movimiento emana de un diseño de campaña, “nada es al azar en esta instancia”, aseguraron desde entreambos comandos

Si aceptablemente los fuegos se anticiparon, la denominada como “verdadera carrera presidencial” se iniciará el 22 de septiembre, día en que se da inicio a la propaganda electoral, y momento en que se dilación el vamos a un ascenso en la temperatura de la discusión.

La ojeada desde la DC

En el entorno de Yasna Provoste reconocieron que la candidata “se ha quedado un paso atrás” de sus contendores en cuanto al debate político, en distinto en los temas contingentes. Y en ese espacio, atribuyen la situación a dos factores: el hecho evidente de las candidaturas de Gabriel Boric y Sebastián Sichel de dejarla fuera, y encima ven que la propia senadora no ha tomado la iniciativa de entrar a esa primera secante del debate político.

En este círculo, existen distintas interpretaciones. Algunos en su partido sostuvieron que es una audacia inteligente no meterse en “peleas chicas” y apañarse la forma de marcar la pauta con temas de fondo, como el cuota de la deuda histórica de los profesores que anunciará hoy desde la Región del Biobío, en medio de un conversación doméstico con los gobernadores regionales. El problema, admitieron algunos, es que la senadora por Atacama no ha conseguido posicionar una memorándum propia en un momento político-comunicacional sumamente activo y no ha pisado el acelerador para alcanzar el ritmo que ya marcan Sichel y Boric. Siquiera ha acabado instalar –agregaron las mismas fuentes– lo que a entendimiento de su sector representa una alternativa que, a diferencia de la izquierda, “es capaz de pasar de la interpelación a la acción, como en la agenda de mínimos comunes”.

Para Valdivieso, Provoste “no logró ni en la primaria convencional ni después de eso articular un relato claro de por qué ella quiere ser Presidenta, y eso se nota. Sus muletillas siguen cargadas a pelear con el Gobierno, a pelear contra Piñera más que a decir por qué quiere ser Gobierno y qué está proponiendo para el país. Es una pelea estéril porque el Gobierno ya va de salida, el Gobierno le importa muy poco a la ciudadanía, ya no es lo relevante. Se está peleando contra un fantasma, no le devuelven los combos”.

En ese mismo sentido, en la centroizquierda manifestaron que “hay un déficit” en la abanderada de conseguir ser activa en la interpelación política, donde no solo debe disputarle votos a Sebastián Sichel sino asimismo a Gabriel Boric, por lo que debería estar preparada para marcarles puntos a entreambos. Tal como se mencionó anteriormente, un sector atribuye esto a un flagrante “periodo de rodaje”, donde ha ido ajustando su equipo de campaña y todos los instrumentos para poder poner a disposición todo su peso político.

Un senador de la ex Dispositivo Constituyente –y a diferencia de lo que la mayoría asume– señaló creer que esta restricción de la que sería víctima Provoste, respecto a los principales debates de los últimos días, estaría basado fundamentalmente en el temor que su candidata infligiría tanto en Boric como en Sichel, sobre todo “por el hecho de ser la única mujer, por el liderazgo que ha tenido en el Congreso, y por ser la única representante de un pueblo originario”, entre otras razones.

El diputado democratacristiano Gabriel Silber, subrayó que “los otros contendores han tenido un mes de ventaja desde el punto de vista territorial y de presencia mediática y, por tanto, nosotros tenemos que correr más rápido y acelerar el tranco. Yasna Provoste es una atleta y creo que lo va a lograr, pero también tenemos que hacer más la diferencia en términos programáticos y de contenidos con nuestros adversarios, que son Boric y Sichel”.

Sobre el equipo de Yasna, varios en la centroizquierda admitieron que, si aceptablemente el rol de Alejandro Goic como cabecilla de campaña será relevante, incluso la senadora cuenta con un círculo de confianza y de apoyo “al estilo Bachelet”, con quienes probablemente definirá las decisiones políticas más relevantes, y donde se cuentan históricos senadores de la concurso, como Guido Girardi y Francisco Huenchumilla.

El habituado electoral DC, Víctor Maldonado, indicó que “Yasna tiene que crecer incorporando votantes a la elección presidencial, personas que eventualmente se han desinteresado de la política, darles un motivo para creer que Chile puede tener más justicia y más estabilidad al mismo tiempo. Convertirse en una candidata aceptada por el conjunto de la centroizquierda. Necesita el voto de la centroizquierda y de los votantes que han desertado, más parte de aquellos que están incorporándose a la actividad pública”.