Autora del libro ‘Cómo matar a tu marido’ es detenida por matar a su marido

0
72

En la humanidades podemos encontrar cosas escabrosas y terribles que no necesariamente reflejan la verdad de quien las escribe, aunque existen casos en los que entreambos mundos confluyen, como parece sucede en la vida de Nancy Crampton-Brophy.

Esta mujer de 68 abriles es una escritora de suspenso, romance y asesinatos, a quien le agrada, en sus textos, “matar a los maridos” que aparecen en sus historias, las cuales giran en torno a este tema.

El 4 de noviembre de 2011 compartió un texto en su blog, titulado “Cómo matar a tu marido”, lo que llamó la atención, pues hacía un represión sobre diversos métodos para asesinar a la pareja: desde el uso de cuchillo, pistola, hasta el aplicar tóxico para matarlo lentamente.

En la ficción, esto puede resultar interesante, pero al parecer esto era una preparación para detallar el método con que ella asesinaría a su cónyuge en la vida existente, el chef Daniel Brophy, de 63 abriles, o al menos, eso es lo que cree la policía.

Chef Daniel Brophy

Cuando los alumnos del Instituto Culinario de Oregon, en Estados Unidos, llegaron a sus clases por la mañana del 2 de junio, encontraron al chef, quien era un querido profesor de este área, con heridas de bala y entre un enorme charco de muerte.

En vano trataron de librar su vida, pero ya era demasiado tarde. En la novelística El policía errado, de esta autora, la protagonista pasa todo el tiempo fantaseando con la homicidio de su marido, y esta es una historia recurrente en sus escritos, aunque, claro, eso no es sujeto suficiente para que ella sea culpable de la asesinato de Daniel.

Nancy Crampton-Brophy

A la comunidad de Portland y a las autoridades les resultó muy raro este crimen, pues el chef era muy querido y no se sabía de enemigos o de poco que hiciera sospechar del asesinado; adicionalmente era conocido por su humor enfadado, el cual compartía con Nancy.

Sus alumnos recuerdan que tenía mucho ingenio para crear frases, que incluso ya eran conocidas como Brophysmos, y entre ellos estaba: “Todos los hongos se pueden comer, al menos una vez” o “Puedes curar fácilmente a un pollo enfermo, usando una pala”.

Chef Brophy

En un primer momento, Nancy compartió en redes sociales:

A mis amigos de Facebook y clan, tengo una comunicado triste que contar. Mi marido y mejor amigo, el chef Dan Brophy, fue asesinado ayer por la mañana. Para aquellos de ustedes que están más cerca de mí y que sienten que esto merece una convocatoria telefónica, tienen razón, pero estoy esforzándome por encontrar un sentido a todo ahora mismo. Hay una ceremonia con velas en el Instituto Culinario de Oregon, mañana lunes a las siete de la tarde. Aunque agradezco todas sus cariñosas respuestas, estoy sobrepasada. Por gracia, ahórrense las llamadas telefónicas durante unos días hasta que yo comienzo a funcionar.

Nancy Crampton-Brophy

La pareja tenía 27 abriles de casados, “con más buenas que malas”, dijo en alguna ocasión la escritora, quien igualmente manifestó, cuando le preguntaron en una entrevista en 2012 sobre su propensión a los asesinatos violentos de maridos en sus textos:

El homicidio, el caos, la raza parecen surgir lógicamente de mí, lo que significa que mi marido ha aprendido a amodorrarse con un ojo franco.

Nancy Crampton-Brophy

Luego de varios meses de investigación, la Policía de Portland arrestó a Nancy, al considerarla la principal sospechosa en el caso, y se encuentra en prisión sin posibilidad de salir bajo fianza, esto, ya que los vecinos y amigos notaron que no era compatible su reacción tan serena con los hechos que acababan de ocurrir.

Encima, no solo hablaba de historias de ficción, sino que en comentarios, entrevistas y entradas de su blog, se refería específicamente a su marido y a su relación, como en este comentario:

Mi consorte y yo estamos en nuestro segundo (y postrer, ¡créanme!) boda. Juramos… que no terminaría en divorcio. Pero, debo resaltar, que no descartamos el tiroteo desde un transporte en movimiento ni un desnivel sospechoso.

Nancy Crampton-Brophy

Tal parece que sus propias literatura son las que la han atrapado, y veremos si puede salir proporcionadamente librada de esto, como ha sido siempre el objetivo de las protagonistas en sus novelas: matar sin dejar huella para poder liberarse del marido…