Autoridades en Turquía obligarán a leer 10 libros a quienes no usan cubrebocas

0
58

Como una medida más por parte de las autoridades para que las personas decidan acatar las reglas de prevención frente a la pandemia de Covid-19, ya que por increíble que parezca todavía hay muchas que se niegan a usar cubrebocas, pues consideran que no sirve para mínimo o siguen pensando que la enfermedad no es más que un invento, en Sakarya, Turquía, se están aplicando medidas drásticas para que los ciudadanos usen al menos una mascarilla o cubrebocas.

El director de Sakarya hizo el anuncio de que delante el detención número de habitantes que insisten en no utilizar cubrebocas se estableció una multa de 120 dólares, tres días de cuarentena obligatoria y, asimismo, poco que ha llamado la atención: están obligados a estudiar 10 libros. Adicionalmente, a quienes se nieguen a producirse la cuarentena se les conducirá a dormitorios donde permanecerán aislados durante dos semanas. Al parecer van con todo contra los “rebeldes”.

Ahora admisiblemente, lo que ha causado controversia es que el gobierno turco considere a la recital como un “castigo”, con lo que se estaría alejando todavía más a los ciudadanos de este traje, encima de que no se sabe cómo le harán para custodiar que esta medida se cumpla, si les van a hacer un examen cuando termine el plazo, el cual igualmente se desconoce, y es que si les dan los mismos tres días de cuarentena para la lección será muy complicado que cumplan.

No sabemos si las autoridades asimismo se encargarán de darles los libros o los infraccionados tienen que comprarlos como parte del castigo, siquiera del tipo de textos que deben estudiar, ¡en fin!, parece más una ocurrencia que otra cosa y tal vez sí se está enviando un mensaje errado de que la lección es una molestia y una condena, así que ya veremos qué resultados tiene esta medida y, cómo ya dijimos, ver de qué forma van a estar controlando que los castigados cumplan.

Ojalá mejor cambien esto por un programa en el que se incentive la recital desde una perspectiva más positiva, y no se vea como poco pesado y a lo que se está obligado, adicionalmente que se dilación que los propios ciudadanos sean quienes tomen conciencia y cumplan las medidas sanitarias, no por el temor a ser castigados sino por su propio cuidado encima de proteger a su clan y a su comunidad, y ya si quieren estudiar que lo hagan por su voluntad y su propio gustillo.