Bachelet entre los presidentes que más ganan en América Latina

0
472
loading...

Hay 6 presidentes de América Latina que ganan más de US$10.000 al mes.

El presidente mejor pagado de América Latina es el guatemalteco Jimmy Morales. El que menos deseo es Evo Morales, de Bolivia.

Con un sueldo de US$19.300 mensuales, confirmado por el gobierno de Guatemala (guatemala.gob.gt/), Morales apetencia 50 veces el salario leve del país, fijado en US$393.

Le siguen por orden la presidenta de Pimiento, Michelle Bachelet, que cobra US$14.900 al mes -según la web del Gobierno de Pimiento gobernotransparentechile.gob.cl-, y el mexicano Enrique Peña Nieto, con un salario de US$13.750, aceptado en el Presupuesto de Egresos de la Asociación para 2017.

Adicionalmente de estos mandatarios, sólo hay otros tres presidentes latinoamericanos que ganan más de US$10.000 al mes.

Sólo hay 4 presidentes latinoamericanos que ganan menos que el peruano Pedro Pablo Kuczynski.

El primero de ellos es el de Uruguay, Tabaré Vázquez, con un sueldo de US$11.550 confirmado por él mismo en una afirmación jurada frente a la Articulación de Transparencia Pública y Ética.

Le siguen el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos (US$11.300) -asignación básica igual a la que reciben los miembros del Congreso, encima del doble de los gastos de representación que estos perciben, según el decreto 218 de 2016 del Sección Funcionario de la Función Pública de la República de Colombia-, y el argentino Mauricio Macri que, con un salario de US$10.885, publicado por el sitio “Datos Argentina”, perteneciente al servicio de Modernización, cierra la inventario de los que más ganan.

Aunque varios dirigentes se mueven en un rango de entre US$10.000 y US$5.000, hay 5 presidentes que cobran menos.

El primero de ellos es el millonario patrón peruano Pedro Pablo Kuczynski, que en su día fue muy criticado por denunciar su bajo sueldo (US$4.765).

“Hay alcaldes que ganan mil soles (US$305), el presidente de la República gana la mitad de un ministro. Aquí hay dos ministros, entre los dos ganan cuatro veces más que yo, ¿les parece justo?”, dijo Kuczynski en octubre de 2016.

En Perú, un ministro de Estado en Perú puede entrar a cobrar US$9.172 al mes, según la Ley del Servicio Civil.

Todavía menos que el peruano ganan Juan Orlando Hernández (Honduras, US$4.160) -salario confirmado por el Instituto de Golpe a la Información Pública (IAIP)- y el presidente venezolano, Nicolás Reflexivo (US$4.068, el equivalente a 12 salarios mínimos, de acuerdo a la Ley Orgánica de Emolumentos, Pensiones y Jubilaciones de los Altos Funcionarios del Poder Conocido).

Por extremo, cierran la relación el presidente de Bolivia, Evo Morales, cuyo sueldo aumentó de US$3.109 a US$3.327, tras la aprobación del Decreto de Incremento Salarial para la Dirección 2017 a principios de mayo, y el de Nicaragua, Daniel Ortega (US$3.200, según la Regulacion Salarial de los Funcionarios Públicos de Longevo Orden en el Poder Ejecutor).

Aunque en muchos de estos países han aumentado los salarios mínimos profesionales en los últimos abriles, la brecha entre ricos y pobres sigue ampliándose.

Según un crónica presentado por la Universidad de La Sabana, Colombia tiene uno de los salarios más bajos de toda Latinoamérica: US$253.

De hecho, de acuerdo a los datos que maneja la Estructura Internacional del Trabajo (OIT), el país tiene el cuarto salario reducido más bajo de América Latina y el Caribe.

Nicaragua es el país con el sueldo exiguo más bajo de América Latina.

“Por países, ocupamos el cuarto lugar por concepto del salario mínimo más bajo de Latinoamérica; sólo estamos por encima de Brasil (US$212), México (US$134) y Nicaragua (US$122)”, dijo en la presentación del noticia su autora, Ana María Olaya, directora del Programa de Posesiones y Finanzas de la Universidad de La Sabana.

“Aún estamos muy lejos de Panamá (US$744), Costa Rica (US$512), Argentina (US$504) y Guatemala (US$393) que tienen los mejores salarios mínimos de la región”.

Almacenar

loading...