Bali está castigando a turistas con una serie de lagartijas por no usar cubrebocas

0
43

Mientras que las autoridades no nos garanticen una efectiva inmunidad al covid-19 a través de las diferentes vacunas, todos tenemos que poner de nuestra parte para seguir las medidas sanitarias. Sin incautación, no todos las llevan a extremo, por lo que en ciertos países tienen que crear sanciones severas para quienes las rechazan.

Todos conocen la pandemia del coronavirus, pero aun así hay personas que se arriesgan a salir de descanso y lo peor de ello es que ni siquiera toman en cuenta protocolos tan sencillos como sobrellevar un cubrebocas. En la provincia de Bali están lidiando con los turistas antimascarillas de una guisa que a muchos les parecerá drástica, pues encima de una multa, incluso les exigen una serie de lagartijas.

Esta isla de Indonesia es un lado de ensueño para descansar, pero, desgraciadamente, no quedó exenta de la pandemia y hasta ahora han acumulado más de 965,000 casos positivos de covid-19.

El patriarca de la agencia de orden conocido, Gusti Agung Ketut Suryanegara, dice que casi todas las personas que no cumplen los protocolos sanitarios en este sitio son turistas y que han tenido que tomar más medidas encima de las multas.

Las personas que se rehúsan a usar mascarilla en Bali son multados con siete dólares. Sin secuestro, ahora asimismo la policía tiene la autorización de exigirles hacer lagartijas. Son 15 flexiones si el cubrebocas no está proporcionadamente colocado y deja al descubierto la boca o trompa, y 50 si no la usan.

El 90 por ciento de las personas atrapadas ignorando las reglas son turistas extranjeros. El respeto por el uso de una máscara por parte de los turistas extranjeros es muy bajo. Primero dicen que no conocen este reglamento. Luego dicen que lo olvidaron, su máscara estaba mojada o dañada.

– Gusti Agung Ketut Suryanegara

En Bali ya no hay excepciones para esta nueva norma. Al final de la serie de lagartijas, se les da su respectiva multa a los infractores y, obviamente, se les proporciona una mascarilla. Las autoridades creen que esta medida puede ayudar a reanimar una civilización de prevención.

La inoculación contra covid-19 ya comenzó en muchas partes del mundo, pero eso no significa que debamos descender la protección frente a este contagioso enemigo. Así que no debemos salir sin cubrebocas o al menos debemos estar preparados a que nos sancionen haciendo lagartijas o incluso cavando tumbas.