BBC destaca el sorpresivo ascenso del Frente Amplio, la nueva fuerza política que puede definir la segunda vuelta

0
488
loading...
loading...

Mientras los otros candidatos se reunieron en lujosos hoteles de Santiago de Pimiento tras las elecciones del domingo, el Frente Amplio, la tercera fuerza, se instaló en plena calle de un suburbio de clase media.

La iluminación era insuficiente. No había comida para los invitados ni salón de prensa. Los asistentes no solo eran militantes y periodistas: había estudiantes, parejas de homosexuales, niños.

El contraste con los partidos tradicionales está en la esencia del Frente Amplio. Su acto del domingo lo reflejaba.

Pimiento volverá a elegir el 17 de diciembre para designar un presidente: se enfrentarán en segunda dorso el exmandatario y patrón Sebastián Piñera y el expresentador de televisión Alejandro Guillier.

Pero, singular de que Piñera obtuvo cerca del 37% de los votos en empleo del 44% que esperaba, la sorpresa y protagonista de la sombra fue Beatriz Sánchez, la candidata del Frente Amplio.

No estará en segunda revés, pero su respaldo electoral le dará un poder de negociación que puede ser esencia en la guisa en que se decida el próximo presidente de Pimiento.

“Vamos a ir a una conversación”, aseguró Sánchez en un emotivo discurso. Ella ha dicho que no pedirá a su concurrencia elegir por Guillier.

Pero ahora el escena cambió, porque tiene suficiente haber para obtener importantes concesiones en materia de su programa, que, entre otras, búsqueda cambiar la Constitución heredada del gobierno marcial de Respetable Pinochet.

El mensaje de Guillier tras los comicios fue en ese sentido: “Necesitamos construir una unidad profunda de todos los chilenos”.

Los seguidores de Frente Amplio esperaron los resultados de las elecciones en la calle.

Pero cuando Sánchez convocaba a la conversación algunos de sus simpatizantes hacían gestos y ruidos de incredulidad.

En el interior del Frente Amplio, que está conformado por 11 asociaciones, muchos ven como una traición negociar con un representante de la política tradicional como Guillier.

El movimiento, que se consumó en las protestas estudiantiles de 2011 y tiene su viejo fanaticada entre los jóvenes, se ve a sí mismo como una alternativa a la política binominal que gobernó a Pimiento por los últimos 19 abriles.

En el seno de su inicio está su viejo obstáculo: no poder negociar con las principales fuerzas políticas del país.

Los obstáculos

Pero esa es solo una de varias otras limitaciones.

“Sus integrantes son todos de izquierda, pero no son todos iguales; y su voto no es popular, sino el del estudiante, del ilustrado”, le dice a BBC Mundo José Cabezas, politólogo de la Universidad Diego Portales, en Santiago.

En 2010, cuando ganó Piñera, el imberbe político Ámbito Enríquez-Ominami obtuvo un incluso sorpresivo 20% y se proyectó como una renovación de la Concertación que gobernó al país desde 1990.

El principal apoyo de Frente Amplio se encuentra entre los jóvenes.

El dirigente no negoció con el candidato democratacristiano que competía en la segunda revés, Eduardo Frei, y ganó Piñera.

MEO, como le conocen en Pimiento, no terminó de separar e incluso fue candidato el domingo y obtuvo un 5%.

Cabezas cree que Beatriz Sánchez tendrá que ser hábil en su relación con la política tradicional, que sigue siendo mayoritaria, si no quiere desinflarse.

Origen estudiantil

Bea, como le dicen acá, nació en la ciudad costera de Viñedo del Mar en 1970. Fue una prominente periodista de radiodifusión y televisión hasta que entró en política para ser la cara del Frente Amplio.

Muchos de los seguidores de frente amplio ven como una “traición” que Sánchez (der.) negocie con Guillier (izq.).

En 2006 y 2011 Pimiento vivió intensas protestas estudiantiles.

Millones de estudiantes protestaron durante meses en contra de un sistema educativo que consideraban excluyente, en el que había que remunerar miles de dólares para estudiar y el Estado brindaba un apoyo muy pequeño.

Las protestas tuvieron dos enseres principales.

Por un flanco la subsiguiente presidenta, Michelle Bachelet, puso como prioridad de su gobierno una profunda reforma para dar educación gratuita a millones de chilenos en escuelas y universidades.

La triunfo de este domingo se puede ver como un apoyo a esas cuestionadas reformas, que incluyen otras de carácter político, tributario y de derechos de homosexuales y mujeres.

En 2011, los estudiantes chilenos protagonizaron unas multitudinarias manifestaciones que dieron origen al flagrante Frente Amplio.

Por otro flanco, el movimiento estudiantil se tradujo en la emergencia de movimientos que desde enero de 2017 se aglomeran bajo la coalición del Frente Amplio.

Candidatos de dichos partidos obtuvieron tres escaños en la Cámara de Diputados hace cuatro abriles y en 2016 ganaron la alcaldía de Valparaíso, sede del puerto más importante del país, con un candidato de 31 abriles, Jorge Sharp.

Pero posteriormente de esas pequeñas victorias el movimiento pareció apagarse, luego de que quedaron en evidencia las fuertes disputas entre sus dirigentes y que en las primarias obtuvo una insuficiente décimo.

Ahora, la esperanza volvió, en parte porque tendrán entre 15 y 20 diputados y al menos una arnés en el Senado, una cámara que no permite congresistas menores de 35 abriles.

“Llegamos para quedarnos”

Entre los enormes edificios de clase media, con concurrencia curioseando desde las ventanas, los militantes del Frente Amplio celebraban y decían una y otra vez: “Llegamos para quedarnos”, “nadie daba un peso por nosotros “.

Javiera Madeja, chavea directora del Movimiento Autonomista, le dijo a BBC Mundo que “estamos haciéndole sentido a la gente, les estamos llegando a la gente que nunca votó en este país”.

“Por eso no vamos a tranzar, porque nosotros ya tenemos nuestro programa y somos una fuerza que irrumpe en el escenario político”, aseguró, sentada en un andén, con un bandera en la mano.

Incluso en el mitin de Sánchez estaba Jorge Pardo, un técnico y ahora estudiante de periodismo de 49 abriles que ve “esta victoria como un despertar de la gente que se cansó de votar por el mal menor”.

Los seguidores de Frente Amplio creen que el movimiento llegó para quedarse.

“Y aunque suene paradójico, porque ahora apoyaremos a Guillier para que no gane Piñera, ahora tenemos la esperanza de golpear la mesa, de negociar con fuerza para que se acaben las AFP (fondo de pensiones privado) y se llame a la Constituyente”, concluyó.

Mientras tanto, Beatriz Sánchez empezaba un discurso festivo, como si se celebrara una vencimiento, al son de “Piñera, escucha, ándate a la chucha” y “te amo, Bea”.

“Mañana mismo quiero una explicación de estos tipos que se sienten dueños de Chile”, dijo la dirigente.

Sánchez se mostró visiblemente emocionada tras conocer los resultados que le dieron cerca del 20% de los votos.

“¿Cómo puede ser que íbamos a sacar un 8 si sacamos 20%?”, se preguntó la candidata, en narración a las encuestas, que erraron en estimar su votación.

“Si esas encuestas hubieran dicho la verdad, estaríamos en segunda vuelta”, acusó la dirigente.

En círculos de izquierda se cree que las encuestas en Pimiento están del costado de los grandes medios locales, que implícitamente apoyan a Piñera, y que al proyectar una comicios decidida generaron la inhibición que afectó directamente al Frente Amplio.

Ni Sánchez ni sus seguidores -y probablemente sus votantes tampoco- confían en la clase política que representa Guillier.

Negociar con él puede ser firmar un relación de defunción. Pero todavía la única forma de subsistir. La política les da la bienvenida.

Contenido relacionado

Elecciones en Pimiento: el expresidente Sebastián Piñera y el oficialista Alejandro Guillier van a segunda reverso en diciembre
Quién es Alejandro Guillier, el exconductor de TV que se enfrentará a Sebastián Piñera en la segunda revés de las elecciones presidenciales en Pimiento
Por qué las elecciones de este domingo en Pimiento son únicas y cómo podrían cambiar el compensación de poder en el país

loading...