Boris, el niño ruso que dijo vivir en Marte y dio información que sería descubierta 20 años más tarde

0
118

Hay muchas personas que aseguran poder delirar en el tiempo, suceder tenido contacto con extraterrestres y, claro, conocer lo que le sucederá a la humanidad en los próximos abriles. Sin confiscación, estas historias no se asemejan en cero a la de Boris Kipriyanovich, un pibe ruso que aseguraba poseer vivido en Marte y luego de terminar su existencia en ese planeta, reencarnó en la Tierra, pero recordaba todo lo que pudo conocer en el llamado planeta rojo.

Boris nació en 1996 y siendo un crío realizó varias entrevistas con medios rusos donde comentaba sobre su “pasado marciano”. En Marte era piloto de la fuerza aérea de ese planeta, lo que lo llevó a desplazarse varias veces a la Tierra, ya que había un comercio constante con Lemuria, un continente que, de acuerdo a Boris, se ubicaba a centro del Océano Pacífico, pero desapareció.

Obviamente, para muchos esto solo era producto de la imaginación de un impulsivo que, por cierto, era todo un condición, ya que a los dos abriles podía adivinar libros y revistas, mientras que a los tres abriles era capaz de sostener una conversación sobre el universo y una gran cantidad de planetas que hay en él. Desde temprana tiempo le platicó a sus padres sobre “su verdadero origen”.

Todo esto hubiera sido solo una historia de un peque, de no ser porque la información sobre movimientos de anetas y algunas complicadas ecuaciones de asteofísica que dio Borinska, como lo llamaba su comunidad, no se descubrieron sino hasta 20 abriles posteriormente, lo que obviamente hizo dudar a todos sobre si lo que este irreflexivo dijo en su momento era positivo, pues de lo contrario, de dónde había obtenido esa información, así que los medios de comunicación iniciaron una nueva búsqueda del ahora inexperto Boris.

Entre la información que contaba, hablaba de ciudades megalíticas en Marte, pues sus habitantes medían hasta siete metros de prestigio, y en el planeta igualmente habitaban seres de otros mundos, hasta que se inició una pugna nuclear que acabó con la entorno marciana. Encima, Boris afirmó que todavía hay vida en el planeta rojo, aunque ahora viven en el subsuelo y respiran gas carbónico.

Desafortunadamente, ahora que los medios buscan a Boris, no se sabe de su paradero ni el de su comunidad. Algunos han esparcido el rumor de que ahora se encuentran en una isla rusa y se encuentran bajo la custodia del gobierno ruso, seguramente para retener qué otra información tiene este “marciano” y disfrutar la memoria prodigiosa que aseguran que tiene, aunque otros dicen que todavía vive en Rusia y ha circulado una foto de cómo luce actualmente, a los 25 abriles.

¿Cuál será la verdad?