Burgos: ¿el principio del fin de la candidatura de Goic?

0
652
loading...

Desde que la Concertación fue jubilada como coalición política, la figura de Jorge Burgos siempre ha sido compleja en el nuevo orden que significó la creación de la Nueva Mayoría. Su estilo sin pelos en la dialecto y su visión política más conservadora, estrechamente ligada al antaño partido del orden, nunca ha dejado de sacar ronchas, incluso en las filas de la propia DC. Ahora que debutó esta semana como el nuevo patriarca político de la alicaida campaña presidencial de Carolina Goic, hay dudas en el seno de la legión sobre el peligro que corre la abanderada de activo sido coaptada por los sectores más conservadores de la flecha roja y temen que dicha logística la termine llevando al despeñadero.

El mismo domingo 11 de junio cuando se informó que Burgos pasó de ser el administrador electoral al nuevo principal político del comando de Goic, sus primeras declaraciones no pasaron desapercibidas para nadie en el oficialismo, es más, cayeron pésimo. “Esta es una candidatura que pone a disposición la DC en la que le dice a miles de chilenos que aquí hay una alternativa diversa a la de Sebastián Piñera y a las dos de izquierda que hay en Pimiento en estos momentos, la de Guillier y la de Sánchez. Aquí hay una posibilidad existente de un recuentro entre un mundo desde el punto de olfato de la comunidad social-demócrata. Dejemos detrás las retroexcavadoras de derecha y de izquierda”, sentenció esa incertidumbre en el programa Mejor Departir de Ciertas Cosas de TVN.

En el círculo de confianza de Goic explicaron que uno de los objetivos al instalar al ex ministro a la persona del comando apunta precisamente al imperativo de imprimirle más peso político a la campaña, que había una requisito evidente de marcar puntos políticos públicamente y que para eso Burgos “está consumado, es anterior”. Todo lo demás, agregaron, puede ser complementado con las otras dos incorporaciones al equipo: Eduardo Saffirio en temas programáticos y el ex diputado Juan Carlos Latorre, a cargo del trabajo territorial, pero que incluso goza de cierta influencia en el mundo parlamentario de la DC.

Consultado por El Mostrador, Burgos dijo que la meta que le ha fijado Goic “es subir en adhesión, perfilar con claridad que aquí hay una opción responsable de cambios con crecimiento” y de paso, aseguró que no ha tenido ninguna crítica interna, “al menos no me las han dicho y si las hay las escucharé con respeto, pero lo del giro a la derecha es un invento de los que giraron a la izquierda”.

Nadie en la Nueva Mayoría puede hacerse el sorprendido con Burgos, siempre ha sido de declaraciones polémicas, a contrapelo muchas veces de la tendencia común del conglomerado e incluso de La Moneda. No hay que olvidar que cuando asumió como ministro del Interior de Michelle Bachelet, en mayo del 2015, apuntó a la carestia que las reformas que impulsaran de forma más pausada y cuestionó el tono refundacional que se imprimió a la contemporáneo sucursal, visión que mantuvo durante toda su estancia en palacio y que lo llevó a estar en permanente tensión política y conflicto con la propia Mandataria y su entorno de confianza.

Nunca ha escondido sus reservas frente a la convivencia política de la DC con el PC bajo el tejadillo de la Nueva Mayoría y en más de una ocasión ha planteado que la influencia programática de los comunistas en el flagrante gobierno no le ha hecho proporcionadamente al país. “Han sido más aceptablemente una complicación. Yo por lo menos lo viví así. Lo que no sería problema es que el PC apoyara -si así lo decide- una coalición con ideas y principios socialcristianos (…) en el período en que fui ministro del Interior, fueron militantes comunistas los que presentaron propuestas para desposeer empresas… y debíamos salir Valdés y yo a desmentirlos”, afirmó en una entrevista en El Mercurio dos meses posteriormente, en agosto de 2016, de dejar La Moneda.

Porque lo conocen, en las filas de la DC, especialmente entre diputados y dirigentes, abundaron esta semana las muecas delante el designación de Burgos, por considerar que representa una “derechización” de la candidatura de Goic y especialmente, un retroceso al tipo de esquema político que representó la venida de la senadora por Magallanes a la conducción del partido. “Se está destruyendo todo lo que había ganado internamente Goic en términos de representar a las bases, poner discusiones políticas de fondo y sobre todo, intentar una identidad propia del partido pero siempre dentro de la Nueva Mayoría, entendiendo que somos parte de un mismo bloque”, se lamentó un dirigente regional.

Ese clima de tensión permanente con el eje progresista de la Nueva Mayoría está generando ruido en la DC y a nivel parlamentario aseguraron que ese tono argumenta a un diseño político del núcleo duro del “Gute” Martínez, que siguen apostando y tratando de forzar las cosas -agregaron- para producir un ambiente de quiebre del partido con la coalición oficialista.

“Perdió su esencia”, agregó un diputado del partido, mientras que en la colectividad advirtieron que Goic está “encerrada”, que “ha perdido calle”, esa misma que fue su sello para las internas de la DC que la llevó a recorrer todo el país y reunirse con las bases del partido, razón por la que ganó con el 66% de los votos. “Las últimas visitas a regiones se ha juntado solo con algunos alcaldes, concejales o dirigentes, grupos chicos que solo la aplauden, pero donde no está el electorado del partido”, relató un ex consiliario doméstico.

A nivel parlamentario y en el seno del Consejo Doméstico dicen observar que la campaña de Goic ha sido cooptada por el sector más conservador -y minoritario- de la colectividad, aquel en el que comulgan el clan de los Walker, el todo poderoso ex diputado Gutenberg Martínez, la ex ministra Mariana Aylwin y Burgos. Los mismos que se han notorio huérfanos de la Concertación y de sus lógicas políticas, que nunca han encajado del todo ni admisiblemente en el mundo de la Nueva Mayoría y que entre finales del 2016 y principios de 2017 intentaron, más de una vez sin éxito, instalar el discurso rupturista del camino propio para la colectividad.

“En parte por desesperación por los malos resultados en las encuestas y en parte porque se ha dejado sola a Goic, mucha crítica interna, eso dio espacio a que este grupo se adueñara de la campaña”, explicaron en la DC

En las filas DC no son pocos los que cuestionan la organización que se esté impulsando para intentar perfilar la candidatura de Goic de diferenciarla de Alejandro Guillier a través del conflicto notorio permanente e instalando la idea que el partido no está cómodo en una coalición con el PC. “Eso a la gran mayoría de la militancia no le importa, no le molesta, ese camino lo único que hará será enterrar la opción de Carolina Goic”, reclamó un dirigente de la colectividad.
Una sensación que asimismo se ha instalado en la bancada de diputados, donde varias de las conversaciones reservadas de la última semana entre algunos de sus integrantes han inscrito precisamente al descontento con el tono que está adquiriendo la candidatura de Goic, uno que de no ser contenido y sobre todo subsanado -advirtieron- puede hacerla producirse un traspié político en la Articulación Doméstico convocada para julio. Dicha instancia esta previamente definida con el objetivo de zanjar la paga parlamentaria para noviembre, pero entre dirigentes y parlamentarios no descartan que se revise la viabilidad de la candidatura propia si se agudiza este clima de crítica y descontento interno.

Dada la reconocida condición de laguista que tiene Burgos, su venida como dirigente político incluso sondeo crear un puente y conquistar ese electorado que quedó huérfano con el paso al costado que dio el ex Presidente a fines de abril. Pero los críticos internos en la DC cuestionan esa organización, porque consideran que ni él ex ministro ni figuras de ese mundo como José Joaquín Brunner -que se han sumado recientemente a la campaña- “son nombres que sumen votos, son solo nombres de elite, de las páginas sociales”.

“Se supone que el rol de Burgos es tender puentes hacia el laguismo, pero por el otro lado termina hostilizando a la gente de centro izquierda, por eso hay que buscar el tono adecuado, porque no sirve solo tener a la élite del laguismo”, explicó un diputado DC.

Última carta

Durante toda la semana la tensión pública entre la candidatura de la DC y la del sillar PS-PPD-PR y PC ha ido escalando con los días. El eje progresista golpeó la mesa el lunes, cancelando incluso una reunión conjunta en la sede de la tropa para discutir la reforma a la dilema directa de gobernadores regionales como rostro de molestia con la expresión de “chica comunista” que Goic usó para referirse a la vocera de Guilllier, la diputada Karol Cariola.

La novicio parlamentaria había afirmado antiguamente que “la Concertación administró el modelo de la dictadura” y eso llevó a que Burgos fustigara públicamente afirmando que “hay una dermis delicada para algunas cosas y un doble standard para opinar lo que se le dé la apetencia (…) me gustaría que los presidentes del PPD, PS, directivas y senadores, muchos de los cuales fueron miembros responsables de esos gobiernos, le respondan a la vocera, que fueron continuadores de la dictadura”.

Ese clima de tensión permanente con el eje progresista de la Nueva Mayoría está generando ruido en la DC y a nivel parlamentario aseguraron que ese tono avala a un diseño político del núcleo duro del “Gute” Martínez, que siguen apostando y tratando de forzar las cosas -agregaron- para crear un proscenio de quiebre del partido con la coalición oficialista.

Por lo mismo, hay quienes en la DC están centrando sus “esperanzas” en el papel que pueda corretear Latorre, como un factótum de inmovilidad para evitar la derechización de la campaña de Goic. Entre quienes conocen acertadamente al ex parlamentario explicaron que tiene el carácter necesario para imponerse, que en genérico goza de buena relación con las bancadas y más importante aún, no comulga con las lógicas rupturistas que operan tras bambalinas en el equipo de la candidata.

Hay diputados que como miembros del Consejo Doméstico de la DC  esperan que las próximas semanas Latorre gane espacios internamente en el remozado equipo de Goic, que no solo cumpla las tareas territoriales, sino que logre imponer sus acentos en la partidura política que se fije y que para eso, estas dos primeras semanas son claves para conocer cómo se afiatará y qué ruta tomará finalmente el comando.

“No se trata de querer bajar a Goic, muchos en la DC estamos dispuestos a perder pero si eso será así que sea con una línea política que nos interprete a todos, que este en sintonía con el sentir de las bases y no solo de este grupo rupturista. Goic tiene la oportunidad de corregir y rectificar”, recalcó un parlamentario de la cuerpo.

loading...