Buscan a repartidor que luchó contra la inundación para entregar su pedido y darle una fortuna

0
71

En medio de los desastres ocasionados por las tormentas en Estados Unidos, un fotógrafo escudriñamiento a un repartidor de comida para recompensarlo por tener obtenido de él una imagen ejemplar de sacrificio, compromiso y esfuerzo contra las condiciones adversas.

Johnny Miller es el fotógrafo que captó las imágenes de este repartidor que no temió enfrentarse a las fuertes inundaciones en la ciudad de Nueva York y que se volvió vírico en redes. Ahora Miller lo búsqueda para devolver su punto con una remuneración de 1700 dólares que ha generado el uso de su video.

El fotógrafo recalcó la fuerza de las imágenes del repartidor, su compromiso a pesar de las condiciones inhumanas y su fuerza de voluntad para tratar de ganar a su destino y entregar los alimentos. Miller empezó una campaña de búsqueda del trabajador para darle el metálico y reconocer su cultivo esencial.

Las condiciones climáticas solo agravaron las precarias condiciones de trabajo de los repartidores de Nueva York, quienes hace un par de meses ya se habían organizado para exigir derechos y mejores pagas, pues las empresas para las que trabajan obtienen sumas millonarias mientras ellos escasamente ganan 115 dólares en un día de nueve o diez horas de trabajo.

Adicionalmente, comentan que se les ha transmitido el título de trabajadores esenciales pero no son tratados como tal. El movimiento de Los deliveristas Unidos nació posteriormente de que uno de sus compañeros fuera asesinado en un parque de Nueva York por no querer entregar su bici a unos ladrones.

Miller apoya estas causas, por eso está en búsqueda del trabajador que captó en Brooklyn y que representa los peligros a los que están expuestos los repartidores de comida (que en su mayoría son latinos). Encima, con las inundaciones, muchos han sufrido daños en sus e-bikes (bicicletas eléctricas) y necesitan reparaciones que con los bajos salarios son muy difíciles de cubrir.

Sin duda, el acto de Miller es un gran apoyo para el repartidor y un aliento para todos los demás trabajadores organizados que, a pesar de las condiciones extremas en que trabajan y de comprometerse con su trabajo, ven una nula defensa por parte del gobierno y menos, una premio por parte de sus empleadores.