Cámara de Diputados aprobó informe de comisión mixta que regula la dieta parlamentaria y las altas remuneraciones

0
152

Por 140 votos a auspicio y siete en contra, la Sala de la Cámara de Diputadas y Diputados aprobó el crónica de la comisión mixta recaído en el plan de reforma constitucional, iniciado en mociones refundidas, que regula la dieta parlamentaria y otras altas remuneraciones.

La discrepancia que dio origen a la citada comisión radicó en el rechazo por parte de la Cámara de las modificaciones realizadas por el Senado al sistema transitorio que operará en tanto no funcione el mecanismo permanente que será determinado por una Ley Orgánica Constitucional y que llevará a lugar una entidad especialmente creada para este tema.

En lo medular, la Cámara planteó en el primer trámite que, durante el periodo transitorio, se aplique una disminución inmediata del 50% para las altas remuneraciones del Estado (Presidente y sus ministros; Congreso Doméstico; y Gobierno y sucursal interior). El Senado, en tanto, radicó en el Consejo de la Entrada Dirección Pública la fijación de los montos, sin constreñir un criterio o beneficio específico.

El acuerdo de la comisión mixta determinó apoyar el cuerpo del texto del Senado, con dos modificaciones: una que amplió uno de los plazos fijados en la norma y otra que incluyó un criterio genérico a seguir por la Entrada Dirección Pública.

En el debate, los defensores del acuerdo expresaron que la norma va en la itinerario correcta transmitido que se garantiza la concreción de una deducción en las remuneraciones, pero sin la intervención directa del Parlamento, sino que a través de un víscera extranjero, autónomo, en señal de transparencia y probidad.

Por otra parte, los detractores criticaron que, pese a los diversos esfuerzos realizados, en la comisión mixta no se logró un acuerdo para concretar una disminución inmediata con un monto específico sustancial. Sin secuestro, dijeron que apoyaban el texto, en el entendido que esta era la última instancia legislativa apto y que un rechazo de la norma pondría en peligro la aplicación de una disminución transitoria, en tanto no opere el sistema definitivo ya pactado.