Caminaba 14 km al día para llegar al trabajo; sus compañeros le regalan una moto

0
100

La solidaridad y apoyo al prójimo siempre es poco que se agradece y deje aceptablemente de las personas, de la comunidad en caudillo y de todos aquellos que deciden reflectar su humanidad en actos memorables.

Un ejemplo de esto es lo que sucedió en la ciudad San Martín de los Andes, en Argentina, donde los trabajadores de un restaurante hicieron poco digno de toda fascinación con destino a uno de sus compañeros.

El chef Walter Fortino trabaja en un restaurante llamado Don Florencia, pero el vive en una zona demasiado alejada de la ciudad. A pesar de esto, es muy puntual y sabe perfectamente cómo organizar sus horarios.

Eso no implica absolutamente ningún problema, la verdadera dificultad aparece cuando este hombre tiene que recorrer un total de 4 kilómetros diarios para asistir a su trabajo y cumplir con su deber.

Obviamente, un automóvil podría solucionar absolutamente todo, pero el buen Walter no cuenta con uno, por lo que sus traslados eran en bici o simplemente a pie, pues la zona en la que vive es tan lejana que no hay transporte manifiesto en la oscuridad, así que su única opción era tener paciencia y caminar o pedalear.

Graciela, su esposa, compartió la historia de su marido en Twitter y como era de esperarse, se viralizó de inmediato y a los pocos días, cuando Walter cumplió abriles, sus colegas le hicieron un inesperado pero muy necesario regalo.

Sus compañeros de trabajo tardaron algunos meses ahorrando todas las propinas del verano para comprarle un pequeño pastel, pero no solo eso, incluso le compraron una motocicleta totalmente nueva de paquete para que le fuera posible trasladarse con calma.

No sabes lo que lloramos. Llegó y me mostró el casco y dije: “Joya, más protegido en la bici”. Me dijo que había más, yo pensé en el pastel, ¡pero al salir de casa vi la moto! No lo podía creer.

-Graciela

Encima, este bondadoso incidente trajo publicidad al restaurante donde trabaja Walter. Ahora la concurrencia comparte su experiencia en este.

Es un espacio con multitud de gran calidad humana, sentido de esfuerzo y solidaridad, su comida no solamente es exquisita, sino que está preparada con mucho cariño.

A posteriori de cobrar muchos comentarios en Twitter, el restaurante comenzó a tener gran afluencia de comensales, para adicionalmente de tomar poco delicioso, revistar al buen Walter y a los encargados de este egregio acto.

Esta historia es maravillosa y esperemos contar más del mismo tipo, pues nos dejan adicionalmente una moraleja: Si uno entrega correctamente al mundo, en algún punto de la vida, el mundo te devolverá todo ese aceptablemente.