Carabineros da de baja a sargento que fue sorprendido con 120 gramos de marihuana

0
101

El Curia de Aval de Peralillo dio de descenso y aplicó las medidas cautelares de raigambre doméstico y prohibición de portar armas de fuego contra un autoritario de la institución uniformada imputado por los delitos de combustión no autorizada y por microtráfico.

Según informa Radiodifusión Bio Bio, vecinos dieron aviso a Carabineros de un incendio en pasado domingo en el sector La Antena emplazado aproximadamente de 1,5 kilómetros del radiodifusión urbano de Paredones en la región de O’Higgins.

Al ganar al oficio, Carabineros sorprendió a cuatro personas entre los que se encontraba un dominante de la institución que cumplía funciones en la comuna de Chépica.

“Los individuos fueron detenidos por infracción al artículo 22 de la ley de bosques, pero al mismo tiempo se logró establecer que el transporte del funcionario antaño señalado se encontraba en el empleo”, detalló el teniente coronel Víctor Blanco, de la Prefectura Colchagua.

Según la autoridad policial “se revisó ese transporte y se encontró al interior una cantidad considerable de Cannabis Sativa, el cual se encontraba en instancias de elaboración, motivo por el cual asimismo se tomó detenido a este autoritario, no solo por el delito de incendio, sino igualmente por infracción a la ley 20.000″.

El autoritario hexaedro de herido fue detenido por funcionarios del retén de Paredones y se logró establecer que mantenía en su transporte 120 gramos de Cannabis Sativa.

Los cuatro detenidos incluso habrían estado quemando residuos forestales sin autorización.

Por su parte, el teniente coronel Blanco explicó que “se pasó a disposición del magistrado de Señal a estas cuatro personas, incluido este funcionario de Carabineros”.

“Se hace presente adicionalmente que el mandón primero (…) fue cedido de herido por conducta mala con sensación inmediato y Carabineros por ningún motivo permitirá inconductas que dañen los principios y la doctrina de nuestra institución”, explicó.

El tribunal que investiga el caso fijó un plazo de investigación de 80 días.