Carabineros presentó querella por acusaciones de torturas en la estación Baquedano

0
103

Carabineros presentó una querella contra quienes resulten responsables del delito de denuncia calumniosa, luego de las denuncias en contra de la institución por la existencia de un centro de torturas en la comisaría ubicada en la tiempo de Patrón Baquedano, en el ámbito del estallido social.

En concreto, los querellantes piden una pena de 5 abriles de presidio beocio en su nivel mayor y una multa de 20 UTM. Asimismo solicitan investigar si existen los lugares citados y que se cite a los mencionados en la hecho legal para determinar las responsabilidades en el caso.

De acuerdo a La Tercera, fuentes de la institución señalaron que el petición permitido fue presentado el pasado 23 de junio bajo el artículo 211 del Código Penal contra los responsables “como autor, cómplice o encubridor de la denuncia falsa que los vinculó como participantes en la supuesta comisión del delito de torturas que se habría cometido al interior de esa Comisaría”.

Desde la policía uniformada manifestaron que “esta acción irresponsable causó grave perjuicio al personal institucional falsamente imputado, así como a la imagen de Carabineros, al ser considerado este caso, uno de los emblemáticos y que fue incorporado en los diversos informes de organismos de derechos humanos para imputar afectaciones a esos derechos”.

“El día 22 de octubre pasado, después de las 17:50 horas, comenzó la difusión de mensajes en redes sociales señalando que un joven de nombre Nicolás Ignacio Lüer Santis, quien durante el día habría participado en las manifestaciones en el sector de Plaza Baquedano, mientras estaba siendo atendido en la Posta Central por lesiones leves, manifestó que esa tarde había sido ingresado a la fuerza por una bajada al interior de la estación Metro Baquedano, en donde había sido golpeado por funcionarios de Carabineros, y que estando en el interior de las dependencias de la Unidad Policial, había visto a otras personas detenidas, amarradas de sus manos a unos ductos que van pegados al techo del lugar donde había estado y que además les habrían disparado a quemarropa”, dice la querella a la que tuvo golpe La Tercera.

A pesar de las denuncias, un documentación de la Policía de Investigaciones (PDI) que visitó las instalaciones ese día, no pudo confirmar los hechos. “No se logró establecer la veracidad de los hechos denunciados”. También señalan “no se encontraron indicios criminalísticos para acreditar la efectividad del delito denunciado”.

La querella asimismo sostiene que “como miembros y personal de la 60 Comisaría Metropolitano, fuimos estigmatizados como ‘torturadores y violadores de los derechos humanos’ de nuestros compatriotas”.

“Esta denuncia mendaz de Nicolas Lüer y quienes se hicieron cargo de ella, también desprestigió al Estado de Chile”, agregaron.