Cerca de 1,3 millones de personas aún no se ha vacunado con la dosis de refuerzo

0
55

La subsecretaria de Lozanía Pública, Paula Daza realizó un cálculo positivo del proceso de inmunización con la dosis de refuerzo, y aseguró que ha habido una inscripción respuesta de la población. Sin secuestro, existe un universo de 1,3 millones de personas que califican para esta inmunización y que todavía no lo ha hecho.

Al respecto, la subsecretaria Daza reconoció a La Tercera que «nos preocupa que hay una parte del conjunto objetivo que ya se tendrían que suceder puesto la dosis de refuerzo y que no lo han hecho. Partimos hace casi dos meses con la tercera vacuna y es muy importante que las personas mayores de 55 la reciban, pues tienen anciano peligro de indisponerse gravemente. Encima, ya tenemos suficiente evidencia de que tras seis meses desde la vacuna el sistema inmunitario se debilita y estamos frente a una transformación (delta) mucho más contagiosa. Todos esos factores hacen importante y necesario que se la coloquen».

El mismo medio sostiene que de los 3,6 millones de personas mayores de 55 abriles vacunadas con Sinovac, 2,3 ya se colocaron la dosis de refuerzo. «Es verdad que si uno mira el número ilimitado es una buena monograma, pero faltan casi 1,3 millones. Durante la próxima semana, más allá de continuar con el proceso de prevención de los niños, segundas dosis y rezagados del proceso de inoculación, nuestro foco será en que las personas acudan», señaló Daza.

Para la infectóloga de la Universidad de Pimiento, Jeannete Dabanch, la inclusión de nuevos al proceso de prevención, como niños y adolescentes, ha invisibilizado la campaña de la dosis de refuerzo, por lo que emplazó a las autoridades a hacer hincapié en los beneficios de esta inoculación.

«Es probable que sea necesario acrecentar que tenemos disponibilidad para una tercera dosis, y adicionalmente la escazes para quienes fueron vacunados con CoronaVac. La recomendación es que concurran quienes han pasado más de cuatro meses desde su última vacuna», señaló Dabanch.

Sobre los artículos secundarios que provoca la inoculación de AstraZeneca, la incluso presidenta del Comité Asesor en Vacunas e Inmunizaciones (Cavei) manifestó que esta tiene viejo reactogenicidad: «Es una vacuna más reactogénica, donde hay más frecuencia de decaimiento, fiebre y dolor en el sitio de la compañía. Sin requisa, son síntomas que duran pocos días. Sobre los bienes adversos más “graves”, como trombosis, la vigilancia hecha en el país ha demostrado que utilizada en mayores de 55 abriles es una vacuna segura. Y sin dudas, prefiero los síntomas leves de esta vacuna a enfadar de un Covid-19 formal».

Por otra parte, el doctor Miguel O’Ryan sostiene que «cedido que los estudios para vacunados con Sinovac sugieren que a los seis meses puede poseer una caída en la inmunidad, parece mucho recomendable la dosis de refuerzo (…). Los pequeños estudios muestran que con cualquiera de las vacunas se produce un impacto significativo en la elevación de anticuerpos».

Así, señala que «en EE.UU., a pesar de que el gobierno propició la tercera dosis, el FDA advisory group recomendó solamente tercera dosis en adultos mayores o en personas con condiciones particulares de peligro importante. Allá la discusión es otra: es más importante avanzar en la prevención con sus dos dosis y concentrar los esfuerzos allí. No se puede homologar al caso chileno, donde se está llegando casi al 90% de cobertura de la población objetivo adulta».