Chico adoptado descubre 22 años más tarde que su madre es su compañera de trabajo

0
106

Dar en admisión a un hijo debe ser una de las decisiones más difíciles para cualquier padre o madre. Es realizable señalar y apuntar con el dedo a quienes lo hacen, muchos juzgan sin conocer las circunstancias que llevan a algún a hacer poco así. Lo que para algunos puede parecer desliz de responsabilidad, para otros es un acto de inclinación y afecto infinito.

Steve Flaig

Christine Tallady dio a luz a un pequeño en octubre de 1985 en circunstancias económicas y familiares bajos las cuales le hubiera sido irrealizable criar y persistir a su hijo. Fue así que tomó la dolorosa valentía de darlo en prohijamiento. Para ella, era la única guisa en que su bebé podría tener una oportunidad de un futuro mejor.

Steve Flaig
Steve Flaig

Al pequeño sus padres adoptivos lo llamaron Steve. Él, luego de cumplir 18 abriles de antigüedad, comenzó a apañarse a su verdadera madre. Para su fortuna, su madre había indicado a la agencia que le ayudó con la acogida que si un día el pequeño iba a buscarla le dieran todos sus datos.

Sin bloqueo, y aún teniendo el nombre de su verdadera madre, durante mucho tiempo la búsqueda por dar con ella fue en vano, pero el mozo no se daba por vencido.

Steve Flaig
Steve Flaig

Fue entonces que, en 2007 y a posteriori del décimo intento de encontrarla, se dio cuenta que durante todo este tiempo había estado cometiendo un error al escribir el nombre de su madre.

Ya con el nombre correcto inició su búsqueda una vez más y se encontró con la sorpresa de que Christine no vivía acullá de él. Por aquellas fechas. Steve trabajaba como mensajero en uno de los negocios más grandes de la zona y, sabiendo que la empresa empleaba a cientos de personas, tuvo la idea de preguntarle a su patrón si conocía por casualidad a Christine Tallady. Para su sorpresa, su cabecilla no solo la conocía acertadamente, sino que ella era empleada de la misma tienda en la que Steve trabajaba.

Steve Flaig
Steve Flaig

Durante meses, Steve y Christine se habían topado en el trabajo y cruzado miradas como dos simples compañeros. Ahora, por fin madre e hijo estaban juntos una vez más. 

Ella, que tiene dos hijos más jóvenes ahora comentó: “Tengo una familia completa ahora, todos mis hijos. Es la época perfecta del año, este es el mejor regalo de navidad”

La entrada Pequeño recogido descubre 22 abriles más tarde que su madre es su compañera de trabajo se publicó primero en Porque no se me ocurrio.