China: preocupada por el Bunyavirus, la nueva enfermedad que crece alarmantemente

0
84

Si pensabas que lo peor había pasado ya durante la primera centro del año, parece que el 2020 quiere utilizar al mayor la segunda parte, y de nueva cuenta China puede ser el epicentro de un nuevo peligro epidemiológico, pues en los primeros días de agosto se registraron 37 casos confirmados de Bunyavirus, pero lo que candela la atención de los especialistas es que este número ya se elevó a 60, aunque aclaran que por lo pronto tienen todo bajo control.

El brote se registró en la provincia de Jiangsu, y es raro pues se consideraba que esta enfermedad se había erradicado, pero está de revés y causa fiebre hemorrágica vírico y el síndrome de trombocitopenia (una tranquilo descenso en la cantidad de trombocitos o plaquetas en la parentesco, encargados de la coagulación y el pestillo de heridas), lo que puede ocasionar la homicidio. De hecho, de los casos reportados ya son siete las personas que han muerto. La enfermedad es transmitida por las garrapatas, principalmente, pero se sabe que incluso puede pasarse de persona a persona a través de la muerte, heridas y el tracto respiratorio.

Los últimos reportes son de hace tres abriles, cuando un paciente infectó a otras 16 personas, y desde entonces se creía que esta enfermedad ya no afectaría de nuevo, pero esta serie de casos han encendido la alerta de las autoridades chinas, sobre todo porque en esta época del año las garrapatas se reproducen de forma muy activa, por lo que se teme que se esté gestando una nueva flujo, aunque aseguran que sería de forma circunscrito, pues se tiene el control suficiente del virus.

Este virus apareció por primera vez en 2009, principalmente en las provincias de Henan y Anhui, y de ahí se extendió a otros lugares, incluido Taiwán, y los principales síntomas son fiebre hemorrágica, dolor ventral y de cabecera, pena, error de apetito, vómito, diarrea, y en casos extremos ocasiona una defecto orgánica múltiple, y por consecuencia la homicidio. A pesar de que se conoce desde hace merienda abriles, no existe una vacuna o algún medicamento específico para controlarlo, lo que complica la situación en el caso de una eventual invasión.

La pandemia de coronavirus SARS-CoV-2, que por cierto todavía no se ha controlado, ha demostrado la importancia de prolongar controlados estos brotes que en un inicio son regionales, para evitar que se extiendan a otros territorios y originar las complicaciones que seguimos viviendo con el Covid-19. Esperemos que este no sea el inicio de un nuevo combate mundial y que se logre detener desde este momento, para evitar más muertes, pues de por sí la pandemia ya ha causado suficientes estragos.