Chofer de autobús creyó que iba solo y se lleva buen susto cuando una señora le hace la parada

0
91
loading...
loading...

Varones, hoy les traemos un video que ejemplifica a la perfección una famosa frase: “sustos que dan gusto”. Esta cita se aplica para muchos acontecimientos de la vida pero, sobre todo, al estar aliviados a posteriori de un momento de tensión muy cachas.

En este caso, hablaremos de un susto que dio gozo, pero a la vez casi provoca un infarto. Es un agraciado y muy vírico video que ha estado recorriendo las redes sociales, y en él vemos a un conductor de autobús manejando tranquilamente y hablando por teléfono (muy mal esto postrer, no lo intenten en casa).

El hombre no se percata de que en la parte de antes del colectivo vienen dos personas y, al no detenerse en su parada, se levantan y se acercan para aldabear su atención. El conductor, quien hasta este punto no se ha poliedro cuenta de que trae más multitud con él, voltea a ver a la señora y… bueno, digamos que es uno de esos sustos en los que uno puede observar el miedo aunque sea visible.

El hombre pega un alarido y un brinco del impacto que le causó ver a la señora, y nosotros no podemos detener de reír; de verdad es muy generoso, véanlo por ustedes mismos.

Es que lo veo y me vuelve a dar risa, de esa risa que hasta duele el estómago.

riendo

Al final, el hombre tiene que detener porque le cuesta nutrir la compostura y el aliento, y solo podemos escuchar a la señora y su compañero decirle que se acaba de acontecer su parada.

miedo es pasajero

¿Ahora entienden por qué es un susto que da complacencia?

loading...