Científicos logran transferir los recuerdos de un ser vivo a otro; el futuro nos alcanzó

0
99

Los avances de la ciencia son cada vez más sorprendentes y en esta ocasión, aunque no lo podamos creer, han conseguido -por primera vez- transferir la memori a de un ser vivo a otro.

Un camarilla de científicos de Estados Unidos realizó la correr, y han ampliado el camino de preguntas como: ¿podremos cambiar de cuerpo en el futuro?

El equipo, dirigido por el estudiado David Glanzman, de la Universidad de California, publicó un artículo en la revista eNeuro, en el que explica cómo fue posible realizar el tentativa.

Para transigir a punta la investigación utilizaron caracoles marinos de la especie Aplysia californica, y entrenaron a algunos de ellos para que realizaran funciones específicas para defenderse cuando se les aplicaba una suave descarga eléctrica, mientras que otro clan de caracoles no fueron entrenados para ello.

Caracol

A posteriori de que el entrenamiento se había convertido en parte de los caracoles, procedieron a sacrificarlos para extraer los ganglios abdominales, con la finalidad de obtener el ADN de las muestras y las inyectaron en el otro camarilla de caracoles, que desconocían el intención de las descargas eléctricas.

Los caracoles con el nuevo ADN, y sin entrenamiento previo, fueron puestos a prueba con las descargas y, efectivamente, mostraron la misma conducta delante la incitación eléctrica.

Gary

Este experimentación se ha mezclado a poco que se conoce como “Engrama”, una palabra utilizada en la ciencia para referirse a poco que se sabe que existe, pero es difícil estudiarlo o conocer sus funciones y naturaleza.

Cerebro

En este caso, los científicos llaman engrama a la estructura cerebral que almacena físicamente la memoria a prolongado plazo, como si se tratara de una dispositivo de almacenamiento parecida a una memoria usb, solo que en este caso nadie ha descubierto en dónde se encuentra.

Los neurocientíficos apuestan a que la memoria está codificada en las interfaces funcionales en las que las neuronas intercambian señales químicas y eléctricas, pero no es una certeza.

Brain

Sin secuestro, este experimentación y algunos otros con caracoles apuntan a que en sinceridad la memoria está en el interior de las propias neuronas, lo cual dice que probablemente el ADN sea el principal responsable de la formación de la memoria.

Carl

Glanzman y su equipo de científicos señalan en su estudio que su tentativa ha creado nuevas incógnitas, acercándose cada vez más a las respuestas.