Científicos tienen nuevas evidencias anatómicas de microevolución en los seres humanos

0
25

La especie humana apareció en la Tierra hace aproximadamente 120,000 abriles, pero todavía seguimos evolucionando para adaptarnos mejor al condición que nosotros mismos estamos transformando.

Con el avance y uso de la tecnología el Homo Sapiens Sapiens se volvió la criatura dominante del planeta, y aunque se creía que su organismo había cambiado poco los científicos tienen nuevas evidencias anatómicas que demuestran que la desarrollo de nuestra especie continúa.

Un estudio publicado en el Journal of Anatomy, a cargo del Dr. Teghan Lucas de la Universidad Flinders en Australia, explica que el “rango de retención” se refiere a los cambios y prevalencias que presenta el cuerpo humano a través de diferentes generaciones, y que en los últimos 250 abriles ha variado más que nunca.

Según él y otros expertos los humanos ahora nacemos con rostros y quijadas más pequeñas. Adicionalmente muchos no desarrollan algunos molares, y en cambio otros retienen partes en brazos y piernas que normalmente van desapareciendo.

El estudio palabra específicamente de la llamamiento arteria mediana, una que se desarrolla en la etapa embrionaria en los brazos, pero que al salir y con el paso de los abriles iba desapareciendo.

Antaño lo más popular era que esa arteria desapareciera, pero ahora una de cada tres personas la conserva, lo cual podría significar una perfeccionamiento en el sistema circulatorio. Este detalle corporal y otros (como la multitud a la que no le salen las muelas del pleito) ha sido gastado como rasgos microevolutivos en la especie.

Mucha multitud pensó que los humanos habían dejado de transformarse. Pero nuestro estudio muestra que todavía estamos evolucionando, más rápido que en cualquier momento de los últimos 250 abriles.

– Dr. Teghan Lucas

La misma influencia de los humanos ha cambiado mucho el entorno en el que se desarrolla, y al parecer todavía estamos causando pequeños cambios en nuestro organismo y en el de las generaciones futuras.

Somos el resultado de millones de abriles de progreso, y esa historia todavía no se termina.