Ciudad estadounidense de Tampa decide retirar monumento del bando confederado

0
282

Un monumento a los caídos del banco confederado en la Erradicación de Emancipación estadounidense (1861-1865) será trasladado del oportunidad sabido de Tampa donde ha estado desde 1911 a un cementerio privado, según decidió este miércoles la acoplamiento de gobierno del condado de Hillsborough en la costa este de Florida.

Por cuatro votos frente a dos, la unión revirtió la atrevimiento que había tomado hace un mes de no cambiar de emplazamiento este monumento llamado Memoria en Aeterna, informó el diario Tampa Bay.

La votación se llevó a final a posteriori de una audiencia pública en la que intervinieron más de un centenar de personas, la mayoría a valimiento de trasladar la obra escultórica a otro oportunidad con argumentos que incidían en el hecho de que los confederados eran partidarios de suministrar la esclavitud.

“Este monumento no representa nuestros valores” y mantenerlo significaría que “seguimos apegados al pasado”, dijo Ed Narain, miembro de la cámara depreciación de Florida en representación de Tampa.

Uno de los siete miembros de la Asamblea del condado de Hillsborough, que está controlada por el Partido Republicano, no asistió a la audiencia y luego no votó, pero señaló previamente al diario que su voto hubiera sido oportuno al traslado.

Ya en 2015 la reunión de comisionados (concejales) de Hillsborough había decidido por unanimidad trasladar una bandera confederada que estaba en la sede de ese organismo al Centro de Historia de la Bahía de Tampa.

El monumento Memoria en Aeterna será instalado en el cementerio privado Brandon, que se ofreció para ser su nuevo emplazamiento. En ese camposanto, propiedad de una clan cuyos antepasados eran confederados, están enterrados soldados de ese edicto.

A comienzos de este mes los comisionados de la ciudad de Hollywood, en el sureste de Florida, decidieron iniciar el proceso para cambiar los nombres de las calles que honran a generales confederados.

Por ello se cambiará el nombre de tres calles en honor de los generales Robert E. Lee, John Bell Hood y Nathan Bedford Forrest, uno de los primeros miembros de la estructura racista Ku Klux Klan (KKK), que están situadas en el corazón de un ensanche mayoritariamente afroamericano.