Clínicas privadas “al límite”: están al “tope” de nuevos cupos para pacientes críticos y no hay recursos para ampliar disponibilidad de camas

0
101

Este lunes venció el plazo que decretó el Empleo de Lozanía para que las clínicas privadas duplicaran su capacidad de camas UCI en medio de la pandemia del Covid-19. Sin secuestro, si perfectamente se logró la meta tras incorporar casi 700 nuevos cupos para hospitalizar pacientes complejos, los mismos recintos médicos advirtieron que están al tope: ya no es posible ampliar la red.

Al respecto, el director médico de la Clínica Indisa, Rodrigo Castillo, dijo al diario La Tercera que se logró elevar de 32 a 106 las camas UCI, pero indicó que “estamos llegando a un techo y el próximo paso tendría que ser regalado por instrucciones del Minsal, acompañado de los medios necesarios, porque nosotros ya no los tenemos. Estamos en un momento muy enrevesado”.

En el sector oriente, la Clínica Las Condes vive poco parecido. Desde el circuito le confirmaron al citado medio que “la semana pasada fuimos visitados por la Superintendencia de Salud y pudieron verificar en terreno que no tenemos más espacio físico para poder habilitar más camas críticas, además de no contar con el personal adicional que se requiere”. Pasaron de 22 cupos a 64.

Cerca de ahí está la Clínica Universidad de los Andes, cuyo director médico, Marcelo Somarriva, dijo que pasaron de 14 camas a 52 en los últimos días. Y que, “si bien se nos consultó la posibilidad de extremar aún más nuestra capacidad, es muy difícil poder aumentar por todo lo que se necesita de apoyo logístico”.

“Un último esfuerzo”

En el Empleo de Lozanía valoran esta ampliación de camas, pero dada la situación presente del Covid-19, esperan un “último esfuerzo” para hacer crecer nuevamente la capacidad de los recintos privados.

Alfredo Schönherr, presidente de la Asociación de Clínicas de Pimiento está preocupado por esto, ya que sus afiliados “han prácticamente triplicado” su capacidad. “En este contexto, y estando exigidos al conclusión y con la gran limitante de los fortuna humanos que se requieren, la capacidad responsable de crecimiento adicional a lo ya realizado, es muy insignificante”, agregó al citado medio.

“En una situación de colapso total del sistema, se podrá siempre hacer un esfuerzo mayor”, dice Somarriva, director médico de la Clínica Universidad de los Andes.

“En la instancia en que estamos, es obligación y una responsabilidad de todos los actores intentar hacerlo (difundir nuevos cupos), pero con apoyo de posibles, personas y equipos. Nosotros estamos muy a tope. Tenemos ocupación completa de la clínica, nos da para ir sacando a los pacientes y los que van llegando; las camas están siempre llenas. Pero con más medios, podría lograrse una respuesta más impresionante que lo que ya se hizo”, finaliza el director médico de la Clínica Indisa, Rodrigo Castillo.