"Cometo errores": el audio de ME-O y el por qué se lanza por tercera vez

0
512
loading...
loading...

Por Tomás Martínez

“La muchedumbre sabe que los políticos no somos seres superiores, cometemos errores…, cometo errores, nos equivocamos, podemos defraudar a los que nos han apoyado, pero la clan sabe igualmente que los políticos somos seres humanos”. La frase difundida este jueves por Situación Enríquez-Ominami marca un leve avance respecto del comunicado emitido el miércoles, en que ratificó que competirá -por tercera vez- por la Presidencia de la República.

El leve matiz está regalado en que, a diferencia de lo que publicó miércoles en Facebook, en esta interpretación dice derechamente “cometo errores”.

Aunque a primera perspicacia esto no parece más que un detalle, su logística en los últimos meses ha sido tomar distancia y ahorrar silencio delante los polémicos casos judiciales en los que está vinculado: el eventual financiamiento por parte de SQM y el uso de un jet privado que no fue ostensible en su rendición de gastos de campaña.

El ex diputado no ha precisado a qué errores se refiere y, hasta el momento, desde su entorno han apostado a atenuar los género que podrían acarrearle dos hechos esencia: 1) ME-O fue desmentido por un ex ejecutivo de la constructora OAS, indagada en Brasil por corrupción; 2) el 22 de agosto el PRO dio una nueva versión respecto del uso del jet, sosteniendo que habían entendido “erróneamente” que el avión había sido parte de un servicio publicitario pagado.

¿Por qué se despliega?

Pese a tener estos flancos abiertos, Enríquez-Ominami decidió preceder su atrevimiento de competir el 2017. Lo hizo menos de una semana posteriormente de que el ex Presidente Ricardo Lagos cumpliera el mismo ritual, al sincerar que no se restará del desafío de postular a La Moneda si se generan las condiciones necesarias.

La figura del ex Mandatario fue esencia para la definición del ex diputado. Los dos son antiguos conocidos desde fines de los ’80, cuando sus familias compartían veraneos y el propio ME-O llamaba “tío” a Lagos, con quien su padre adoptivo, Carlos Ominami, mantenía una estrecha amistad.

“Algunos se creen superiores, semidioses o mesías que vienen a defender al país, pero no conectan con la existencia de los chilenos”, dijo Enríquez-Ominami tras la testimonio que su partido, el PRO, envió el miércoles anunciando la nueva aventura presidencial. Sus dichos, aunque sin nombrarlo, tenían un claro destinatario: el propio Lagos.

“Este es el tablado que estuvo esperando largos abriles, competir con Lagos es el gran sueño amatorio de ME-O, en el fondo es la reivindicación de lo que él siente fue su cuestionado paso por la primera reverso de Lagos en 1999”, dice el purista de la UDD, Gonzalo Müller, al interpretar la tercera candidatura presidencial de Enríquez-Ominami.

ME-O fue estancia esencia de la campaña de Lagos en primera dorso en 1999 frente a Joaquín Lavín, adjunto a su padre y su madre, Manuela Gumucio. Sin bloqueo, tras la estrecha diferencia entre los candidatos, los tres fueron relegados para la segunda dorso. Desde entonces, las heridas entre ME-O y el ex Mandatario nunca cicatrizaron.

“Supongo que nos cruzaremos en las calles haciendo puerta a puerta”, fue la primera reacción del ex diputado luego de la confesión de Lagos el viernes pasado.

Lagos-Piñera: su mejor ambiente

Tanto en el entorno del líder del PRO como diversos analistas coinciden en que una eventual competencia con Lagos y Piñera como rivales es el ambiente que más acomoda a ME-O.

“La fuerza de Enríquez-Ominami va a someterse de que compita con Piñera y Lagos. Si él es el único diverso interiormente de la papeleta, entonces va a tener mayores chances de colonizar a sus electores antiguos que lo abandonaron el 2013, habiéndolo premiado el 2009”, plantea el director del Observatorio Electoral de la UDP, Mauricio Morales.

Por el contrario, añade el avezado, si la Nueva Mayoría va con un candidato nuevo, como Carolina Goic (DC) o Alejandro Guillier (independiente pro PR), “eso irá en detrimento de la candidatura de Enríquez-Ominami, ya que hoy día lo único que sostiene su candidatura es el eje divisorio entre los antiguos y los nuevos”.

El plan de ME-O no sólo contempla la revelación que emitió esta semana. Para el lunes, por ejemplo, participará en un acto en el suburbio Brasil de cinco candidatas a alcaldesas del PRO, que servirá todavía como su proclamación presidencial.

Ahora, se enfocará en la campaña municipal, donde su partido desafío a conseguir algunas comunas como San Bernardo -donde compite Marisela Santibáñez- y Chale Común, con Andrea Condemarín. En Santiago, donde postula la presidenta del PRO, Patricia Morales, los cálculos apuntan a que su performance electoral podría hacer perder a la flagrante alcaldesa, Carolina Tohá (PPD), frente a Felipe Alessandri, líder de Pimiento Vamos.

Como sea, corriendo el 2017 contra Piñera y Lagos aparece como la mejor fórmula para recuperarse tras lo que perdió en su segunda experiencia presidencial el 2013, donde consiguió un 10,99%, nueve puntos porcentuales menos que el 20,14% que obtuvo el 2009, cuando compitió con Eduardo Frei Ruiz-Tagle y Piñera.

“Para ME-O es muy importante quién es el candidato de la Nueva Mayoría, a ese candidato es al que debe ir a disputarle un segmento importante del electorado. Que sea el ex Presidente (Lagos) le permite a él tener un discurso donde es el reformista”, sostiene el analista de Tele13 Radiodifusión, Gonzalo Cordero.

Pese a ello, en sus declaraciones de esta semana Enríquez-Ominami marcó un matiz con los cambios que impulsa la sucursal de Michelle Bachelet. “Las reformas se han hecho mal hoy, pero en mi trayectoria política las he defendido siempre, aunque no fuesen populares en su minuto”, dijo.

Con todo, ME-O ha cuestionado de forma directa e indirecta tanto a Piñera como a Lagos. Este jueves sostuvo que “la economía está frenada porque el cobre se desplomó, cierto, pero también porque faltó liderazgo para ponerle atajo a la desconfianza y la confianza no se recupera hablando desde el púlpito o seguir prometiendo una supuesta excelencia que ya conocimos en el gobierno anterior, sino que se hace escuchando a las personas”, dijo aludiendo a sus potenciales rivales del 2017.

El lado más débil

Si Lagos y Piñera, sus eventuales competidores, le generan mayores opciones de recuperarse, su vinculación al caso SQM y al uso del jet brasileño durante su última campaña se instalan como el Talón de Aquiles de su candidatura: desde el estallido de los casos, el ex militante socialista ha experimentado una devaluación sostenida en todas las encuestas.

“Sería bueno que ME-O aclarara directamente y no sólo cuando se le llama a declarar el tema del avión”, dice Mauricio Morales sobre el caso del jet facilitado por la empresa brasileña OAS a la campaña de 2013.

¿Debe despejar estos temas ME-O tras lanzarse nuevamente como candidato? “Hay poco que aclarar, sólo el control de daños le queda a ME-O a esta altura. el juicio público ya está hecho en esos casos”, sostiene Müller, y añade que Enríquez-Ominami “no tiene una buena respuesta para preguntas que cada cierto tiempo le volverán a hacer”.

Y es que no sólo el uso del avión brasileño lo sigue complicando, sino adicionalmente el vínculo de su ex valedor derecho, Cristián Warner, con la exhalación de boletas a SQM Sazonar, filial de la minera no metálica, por unos $362 millones.

ME-O “está esperando tener veterano claridad sobre las decisiones que tomen los fiscales, porque si él hoy día sale muy fuertemente y se encuentra en un tiempo más con que lo formalizan sería catastrófico para él”, afirma Gonzalo Cordero.

Fuente:T13.cl

loading...