Comienzan las vendettas en el comando de Piñera: sacan a Cordero de la dirección de comunicaciones

0
447
loading...
loading...

El pasado 26 de julio, el abogado y analista político Gonzalo Cordero dio a conocer la saldo total de su décimo en la agencia de comunicaciones Azerta a sus socios Cristina Bitar y Felipe Edwards, y anunció que se sumaría al comando de Sebastián Piñera como su director de comunicaciones.

Este miércoles, La Tercera reveló que el dirigente político de la campaña, Andrés Chadwick, le notificó al lobbista e histórico militante de la UDI que ya no ocupará más ese rol y que pasará a cumplir otras funciones en el equipo.

De acuerdo a este medio, el ex ministro de Piñera le explicó las razones de por qué se tomó la atrevimiento de cambiar de rumbo al interior del comando, que tendrían que ver con una serie de acontecimientos que fueron calificados como “desafortunados”.

El primero de ellos, tiene relación con la publicación en los medios de la proclamación que hizo la periodista y socia de la productora Pandemia Producciones Limitada, María Inés Alliende Barbera, frente a las fiscales que investigan el caso SQM.

A la productora se le atribuye suceder emitido el 11 de mayo de 2010 una relación ideológicamente falsa a SQM por $4.933.530, según consignó El Mercurio el pasado 26 de septiembre.

Ese mismo día, se filtró una minuta hecha por Cordero donde se señalaba que “el monto de cuatro millones y fracción desde luego sugiere que son hechos en que naturalmente el presidente no participa”.

Esto hizo que Piñera estallara en cólera.

Según dice LT, incluso hay quienes apuntan al interior del comando que con la venida de Cordero surgieron tensiones en el núcleo de confianza de Piñera, donde se encuentran Chadwick, Pérez, Gonzalo Blumel, Juan Francisco Galli, Isabel Plá, Bizcocho Díaz y Juan José Bruna, entre otros.

Aseguran las fuentes consultadas por el temprano, que con la aparición de Cordero que comenzaron a “surgir ruidos”. Uno de ellos, fue la carta enviada por Cordero a El Mostrador luego de la publicación del artículo que daba cuenta de la pérdida de influencia de Cecilia Pérez en el comando.

“Nuestra campaña la lleva adelante un equipo en que no existen disputas de poder. En el área que a mí me corresponde colaborar, Cecilia ejerce un liderazgo natural, atendida su experiencia y talento político”, decía la misiva.

El problema era que Gonzalo Cordero estaba mostrándose con un perfil muy detención, dispar al rol para el que había sido convocado. “Aquí no hay gurús comunicacionales”, advirtieron desde el comando. Incluso, apuntan a que Cordero nones cumplió el rol de patriarca de comunicaciones, pese a que él mismo se presentó como tal en entrevistas con medios escritos y digitales.

loading...