Cómo sigue ahora el proceso para destituir a la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff

0
534
loading...
loading...

El proceso en contra de la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, entró a su grado decisiva el lunes, cuando una comisión distinto de la Cámara de Diputados determinó –por 38 votos a valimiento y 27 en contra– que había suficientes razones para juzgarla por crímenes “de responsabilidad”.

La presidenta está acusada de usar fortuna de bancos públicos para fertilizar programas del gobierno y maquillar el endeudamiento fiscal, violando normas que prohíben esa destreza. Sus partidarios afirman que esto es sólo una excusa para esconder un descarado intento de asalto de Estado.

Y el camino cerca de la destitución de Rousseff aún tiene etapas pendientes que supondrán pruebas de fuerza cruciales tanto para la examen como para el oficialismo. Te las explicamos.

1. La nudo de Diputados

Cuando la comisión de Diputados decidiera darle trámite al proceso el expediente contra Rousseff pasó al plenario de la cámara, que tiene previsto elegir sobre el asunto este domingo.

Y para que el pedido de prudencia político prospere y vaya a consideración del Senado se requiere el apoyo de al menos dos tercios de los 513 miembros de la cámara mengua.

Eso significa que el proceso de impeachment continuará sólo si 342 diputados o más votan a confianza del mismo y en contra de Rousseff.

De lo contrario, la denuncia se archiva y la presidenta de 68 abriles y del izquierdista Partido de los Trabajadores (PT) seguirá en el cargo.

2. La valor del Senado

En caso de tomar el proceso de impeachment de Diputados, el Senado brasileño tendrá que arriesgarse por mayoría simple si se justifica seguir delante.

No hay un plazo establecido para que esto ocurra y la votación podría demorarse por eventuales apelaciones de Rousseff delante el Supremo Tribunal Federal, la máxima corte de neutralidad brasileña.

Pero si al menos 41 de los 81 senadores votasen a cortesía del sensatez político, la presidenta se vería obligada a separarse del cargo por hasta 180 días, mientras la cámara inscripción decide su destino.

Entonces asumiría temporalmente la presidencia el contemporáneo vicepresidente Michel Temer, cuyo Partido del Movimiento Tolerante Brasileño, el viejo familia del Congreso, rompió recientemente con el gobierno.

3. El querella político

El sumario político a Rousseff en el Senado sería supervisado por el presidente del Supremo, Ricardo Lewandowski.

Para que Rousseff resulte impedida definitivamente de ejercitar la presidencia, al menos dos tercios (54) de los 81 senadores deberían aprobar su destitución.

En tal caso, Temer sería investido como presidente aunque esto todavía generaría dudas: el contemporáneo vicepresidente de 75 abriles enfrenta otro pedido de querella político, acentuado de cometer los mismos crímenes fiscales que atribuyen a Rousseff.

Pero si la mandataria fuese absuelta o el Senado no tomase ninguna valor en los 180 días posteriores a su eventual separación del cargo, volvería inmediatamente a la presidencia.

 


Fuente:T13.cl

loading...