Compraron un pastel de bodas y los estafaron; cuando lo partieron vieron que era de unicel

0
223
loading...

El poliestireno expandido, conocido como unicel, poliespuma, tecnopor, poroplás, entre otros nombres, es de uso popular para crear platos y vasos desechables, así como múltiples aplicaciones en la construcción y otro tipo de industrias… Y ahora, igualmente para estafar a una pareja que se estaba casando…

Lo que se suponía sería un momento de ensueño, terminó con policías, enojo y delante el desconsolado llorera de la novia, quien vio rotas sus ilusiones de tener un momento inolvidable… bueno, seguro esto no lo olvidará nunca, pero no será muy agradable el conmemoración.

Novia en Filipinas

Shine Tamayo, de 26 abriles, se casó con Jhon Chen, de 40, en Filipinas, y para su celebración habían contratado un servicio de convite, que incluía el pastel, pero cuando llegaron al salón del hotel donde se realizaría la fiesta, se toparon con que no había festín…

Frente a la emergencia, tuvieron que asistir a un restaurante cercano para comprar arroz y algunos platillos para ofrecer a los invitados que ya estaban congregados en el puesto, lo que comenzó a enojar a los novios, con toda razón.

Novia llorando

Pero lo que fue la “cereza del pastel”, fue imparcialmente eso: el pastel. Pensando que al menos en eso sí habían cumplido, se dispusieron a cortarlo, como se estila en estas fiestas, pero cuando le metieron el cuchillo se llevaron otra desagradable sorpresa…

Resulta que el pastel era de poliestireno expandido, cubierto de alquitrán…

Pastel de unicel

Por supuesto que esto es para enojar a cualquiera, y frente a la impotencia, la cólera y la tristeza la novia no pudo contener el llorera. Gracias a Dios, tenían los recibos de suscripción del convite y el pastel y pudieron encontrar a los estafadores, a quienes les habían pagado poco más de 2,600 dólares por su servicio.

La novia manifestó a Mirror:

La mujer a la que le pagamos para hacer la comida ha arruinado mi boda. Nunca he sido tan humillada en toda mi vida. Se suponía que este era uno de mis expresiones más preciados de toda mi vida. En cambio, es el peor.

La policía de Pasing City, empleo donde ocurrió todo esto, señaló:

La investigación sobre el fraude de la boda está en curso. La novia estaba muy angustiada por su pastel y la comida. Hemos confirmado que se pagó una gran cantidad de plata por el servicio que no se entregó adecuadamente. El proveedor ha sido entrevistado y tenemos la intención de aceptar el caso a un discernimiento.

Esperemos que esos delincuentes reciban su castigo…

loading...