Con diferencias legítimas, representantes del mundo social, político y empresarial coinciden en un punto: la demanda de dignidad requiere de soluciones urgentes

0
86