Con los votos justos: cuarto retiro sortea primera valla en la Cámara y pasa al Senado con respaldos de diputados que apoyan a Sichel

0
44

Luego de un debate de más de cuatro horas, la Sala de la Cámara de Diputados aprobó este martes con 94 votos a cortesía, 39 en contra y 9 abstenciones el plan de cuarto retiro de los fondos de pensiones.

La antesala del debate estuvo traumatizado por las amenazas del candidato presidencial de Pimiento Podemos +, Sebastián Sichel a los parlamentarios de derecha que anunciaron que votarían a amparo de la iniciativa, a quienes advirtió que si apoyaban el esquema, les restaría su apoyo.

Lo cierto es que las advertencias de Sichel no rindieron frutos, pues finalmente el esquema pasó su primera barrera en la Cámara Víctima gracias al respaldo de 19 parlamentarios de Pimiento Vamos.

Entre los diputados de Pimiento Vamos que se plegaron al plan, pese a los llamados del Gobierno y del comando de Sichel, estuvieron Pedro Álvarez Salamanca (UDI), Bernardo Berger (RN), Alvaro Carter (UDI), Nora Cuevas (UDI), Eduardo Durán (RN), Jorge Durán (RN), Ramón Galleguillos (RN), Camilo Morán (RN), Francesca Muñoz (RN), Paulina Núñez (RN), Erika Olivera (RN), Pablo Prieto (ind-RN), Jorge Rathgeb (RN), Rolando Rentería (UDI), Hugo Rey (RN), Alejandro Santana (RN), Frank Sauerbaum (RN), Virginia Troncoso (ex UDI) y Pedro Velásquez (independiente y candidato a senador de Pimiento Podemos +).

En contra votaron diputados de Pimiento Vamos, adicionalmente de Pepe Auth, Carlos Abel Jarpa (ex PR). En tanto, hubo 9 abstenciones, entre ellas la de los socialistas Jaime Tohá y Marcelo Schilling, que tuvieron que ser “cuadrados” en una reunión de emergencia en la previa de la votación. Las otras abstenciones corrieron por cuenta de Sebastián Alvarez (Evópoli), Joaquín Lavín (UDI), Pablo Lorenzini (ex DC), Miguel Mellado (RN) y Gastón von Mühlenbrock (UDI).

La aprobación del plan representa adicionalmente un duro traspié para el Gobierno, ya que la semana pasada -en una sorpresiva jugada- el Ejecutor otorgó discusión inmediata a esta iniciativa, con el fin de «despejar las certezas jurídicas de esta mala reforma constitucional».

La incertidumbre respecto a su aprobación se mantuvo hasta el final, pues existía la duda sobre si se podrían obtener los 93 votos necesarios para que el esquema avanzara al Senado, lo que quedó al descubierto con la intervención del diputado René Alinco, quien señaló que «se comenta en los pasillos que yerro solo un voto».

Las dudas estaban en los diputados PS Marcelo Schilling y Jaime Tohá, quienes finalmente se abstuvieron.

En el debate, varios parlamentarios -como Marcos Ilabaca, Patricio Rosas y Jaime Naranjo- hicieron hincapié en que el maniquí de AFP no brindan seguridad social a los cotizantes.

Otros quitaron al firme al argumento que señala que los retiros de fondos de pensiones son la causa de la inflación en el país. Fue el caso del diputado Rubén Moraga, quien sostuvo que «afirmar que el cuarto retiro es responsable de la inflación, es una mentira». Alexis Sepúlveda (PR), por su parte, dijo que «que se afección (la inflación) a los retiros no tiene sustento porque poco tiene que ver con el precio de la canasta».

Félix González incluso arguyó en su intervención al tema de la inflación, y recordó que «una inflación del 5% es poco de lo que la Concertación se vanagloriaba».

Encima, otro categoría de parlamentarios lanzó sus dardos contra Sichel por no replicar si hizo uso de los retiros de fondos de pensiones: «Lo más escandaloso de este debate es lo que supimos hace pocos días, que algunos de los mayores opositores de los retiros, hizo uso del memorial. Descuido que deje el candidato. Lo que uno podría decirle, es que si quiere ser Presidente de Pimiento, es que diga la verdad», sostuvo el PC Daniel Núñez.

La iniciativa fue despachada ayer desde la Comisión de Constitución de la Cámara sin suscripción de impuestos, como pretendían en diferentes indicaciones tanto el Frente Amplio como el diputado DC Matías Walker.

Encima, contempla un cuota considerado en un plazo de dos abriles y contempla adicionalmente adelanto de rentas vitalicias, un lado que abre una pugna internacional entregado el propaganda de aseguradoras norteamericanas en este punto. Asimismo, incluye que se resguarde el suscripción de pensiones de alimentos, a diferencia de los retiros anteriores.

Se trata de la aprobación más mengua de todos los proyectos de retiro de fondos de pensiones que se han discutido hasta la data.

Ahora, la iniciativa pasa al Senado, donde el pronóstico es incierto ya que varios senadores de concurso han manifestado su postura en contra del plan.

Intervenciones

Entre las intervenciones más destacadas, está la del diputado Tomás Hirsch quien apuntó sus dardos a Sichel al señalar que «es vergonzoso que el candidato de Pimiento Podemos más amenace a quienes lo aprueban (el cuarto retiro), mientras no es capaz de recordar si él lo sacó o no».

En tanto, el diputado Jaime Naranjo (PS) sostuvo que «ahora tenemos más ayudas, pero (las personas) están extraordinariamente endeudadas. El objetivo del cuarto retiro, luego, es muy dispar de los tres primeros».

Por otra parte, Matías Walker (DC) manifestó que «algunos dicen que hacemos esto por populismo, pero duermo muy tranquilo por aquellas mujeres que pudieron aplicar la retención contra los padres deudores».

Asimismo, Tucapel Jiménez dijo que «se usa mucho el miedo, como el discurso de que se van a desposeer los fondos, pero lo se escudriñamiento es que el Estado de viejo seguridad».

Adicionalmente, Alejandra Sepúlveda aseguró que muchos de los cotizantes «usaron los posibles de los retiros anteriores para abonar operaciones, para satisfacer deudas, para ampliar la casa porque vivían hacinados, no esa excentricidad de comprar una televisión plasma».

En la derecha, Ximena Ossandón (RN) indicó que «lo único que sabemos es que esto a ayuda a quienes aún tienen bienes para retirar. Esto es un populismo a la inversa, porque es para los que pueden, y no los que positivamente lo necesitan».

El UDI Osvaldo Urrutia, por su parte, declaró que «la intención de los retiros es crear un descalabro en el sistema de pensiones para reemplazarlo por un sistema de reparto y que el Estado se haga cargo con dineros ajenos».