Concejala de Las Condes y las platas negras de la seguridad: una comuna gobernada por la UDI hace 30 años es tierra fértil para la corrupción

0
105

La revelación de que las municipalidades de Las Condes y Lo Barnechea han transferido más de $14 mil millones para seguridad a entidades privadas sin fiscalización, como lo son la “Unión Comunal de Juntas de Vecinos de Las Condes” y “Lo Barnechea Seguridad” puso en tela de discernimiento el manejo de los bienes públicos controlados por la UDI.

“Temo y puede ser probable un caso similar al de Vitacura”, aseguró a El Mostrador la concejala de Las Condes, Isidora Corregidor (RD), la única elemento de la examen en el concejo municipal que encabeza la alcaldesa UDI Daniela Peñaloza, sucesora en el cargo de Joaquín Lavín, bajo cuya dirección comenzó a intervenir este mecanismo de entrega de medios a entidades sin fiscalización.

Los dichos de Corregidor apuntan a que la polémica se produce puntual en momentos en que en la comuna vecina está remecida por el denominado “VitacuraGate”, la denuncia de irregularidades en cuota de subvenciones que está en manos de la Fiscalía y que tiene al ex corregidor RN Raúl Torrealba en la mira y destacado incluso de admitir mensualmente sobres con billete.

Tanto en Las Condes como en Lo Barnechea, las administraciones controladas por la UDI implementaron un mecanismo que no permite la regulación de Contraloría, donado que realizan transacciones a corporaciones privadas que no están obligadas a informar sus operaciones ni contrataciones: “Lo Barnechea Seguridad” y la “Unión Comunal de Juntas de Vecinos de Las Condes”. Estas entidades son financiadas por sus respectivos municipios, pero actúan como entes independientes que compran fuera del sistema de adquisiciones públicas. Este mecanismo abre la puerta a cuota de sobreprecios y eventuales sobresueldos, como han apto organizaciones dedicadas al tema de la probidad, como América Transparente

En entrevista con El Mostrador, la concejala de Las Condes, Isidora Corregidor (RD), se refiere a este caso y asegura que puede ser solo la punta de un iceberg. “Hay entidades y ex funcionarios de la municipalidad que me han levantado alertas sobre posibles irregularidades en corporaciones de la Municipalidad”, señaló.

-¿Qué medidas tiene pensado tomar para aclarar estas denuncias?

– La denuncia de la Unión Comunal levantó muchas alertas y creo fundamental que la Municipalidad de Las Condes ponga a disposición toda la información arreglado para que avance con éxito la investigación que ya fue derivada al Ocupación Publico por posible malversación de caudales públicos, Incluso, es esencia revisar los protocolos y responsabilidades tanto civiles como penales de quienes resulten responsables. Pero como concejala de la comuna creo fundamental ir más allá de la investigación. Me parece urgente reformular la naturaleza de la Unión Comunal que no sólo abre espacio a la corrupción sino que todavía perjudica a los trabajadores encargados de la patrulla de seguridad, quienes al no estar contratados por la Municipalidad, y pertenecer a una “entidad privada”, tienen completamente precarizados sus derechos y condiciones laborales».

-¿Durante el contemporáneo concejo municipal se ha discutido sobre este mecanismo que utilizan para financiar la seguridad?

-No hemos discutido el tema aún, pero es un tema en el que estoy muy atenta desde la campaña. Hay entidades y ex funcionarios de la municipalidad que me han alto alertas, no sólo sobre la Unión Comunal de Juntas de Vecinos de Las Condes, que al tener razón jurídica privada no están obligadas a someterse a los mismos estándares de transparencia que las organizaciones que sí la utilizan y generan un evidente peligro de conflictos de interés, sino asimismo sobre posibles irregularidades en corporaciones de la Municipalidad.

-¿No teme que Las Condes pueda transformarse en una nueva Vitacura, tras el Vitacuragate?

-Las Condes es una comuna gobernada por la UDI hace 30 abriles y esto sin duda genera problemas de transparencia y es tierra fértil para la corrupción. La desatiendo de variación política genera vacíos importantes e irregularidades que son difíciles pero urgentes de encarar. Por lo mismo, temo y puede ser probable un caso similar al de Vitacura.