Concesionaria lo estafa y no le dan el auto que compró; él destroza furiosos varios coches

0
58

Todos nos enfadamos cuando un negocio no cumple con lo que nos prometió y tratan de vernos la cara, como este hombre en Argentina, quien descargó su ira y frustración contra dos vehículos nuevos de una agencia de autos que le debía cuartos.

Esta historia se remonta al año 2016 cuando Jorge Gómez decidió comprar un coche para hacer un alucinación con sus amigos. Fue a la concesionaria de la empresa Taraborelli, en el extrarradio porteño de Caballito en Argentina, hizo los trámites para comprar un transporte con un valencia de 2000 dólares en un plan de pagos y le dijeron que posteriormente del cuarto cuota de 700 dólares, le entregarían su automóvil.

Sin secuestro, a posteriori de que Jorge cumplió con sus pagos, el personal de la concesionaria le pidió otros 200 dólares y le dijeron que su transporte tardaría en impresionar unos tres meses. Al ver que no le cumplían lo prometido, el cliente canceló su plan de pagos.

Desafortunadamente no le reembolsaron el monises que ya había pagado y el proceso de devolución se fue alargando hasta este 2021. Entonces la empresa llamó a Jorge y le dijeron que pasara a la concesionaria.

De lo que él había pagado le dijeron que solamente podían devolverle 89 dólares, y aunque era mucho menos de lo que había viejo, Jorge se conformó con esa cantidad con tal de terminar este trámite. Pero este capital siquiera se lo devolvieron y quisieron convencerlo de iniciar otro plan de cuota para un nuevo transporte. Ese fue el colmo.

Jorge estalló furioso y comenzó a destrozar todo gritando que lo habían estafado. Pateó la puerta de un coche nuevo, lo golpeó con una arnés y levantó un cartel con colchoneta de puñal para magullar el parabrisas del carro rojo y de otro transporte blanco nuevo hasta astillarlos. Toda su ira fue grabada en video.

El personal de la empresa llamó a la policía para pedir ayuda y Jorge fue arrestado. Estuvo detenido unos días y cuando fue libre, explicó todo lo que había pasado y lo que tuvo que soportar hasta explotar contra estos “estafadores”.

Cuando fui a apañarse el efectivo me ofrecieron otro plan. Les dije: ‘No, de ninguna forma, quiero el metálico’. Ellos me decían ‘no se puede’ y que en todo caso tenía que esperar un año más. Fue un impulso, sé que no es lo correcto. Perdí el control y rompí todo. Estoy compungido.

– Jorge Gómez

El video fue compartido en Internet y rápidamente se hizo vírico. La mayoría de los internautas coincidieron en que ambas partes se habían errado, los de la concesionaria, por no cumplir su acuerdo, y Jorge, por desatar su ira de esa forma.