Cónclave de la extrema derecha en Austria

0
674
loading...

“La cara amable del FPÖ”: ese es el sobrenombre que se ha manada Norbert Hofer. Aún cuando en los programas de debate televisivo no tenga pelos en la tierra, siempre mantiene su sonrisa. Su imagen juega un papel muy importante. Posteriormente de todo, Hofer quiere ser preferido presidente de Austria en diciembre.

Él y su partido, que todavía quiere colocar al próximo canciller, se presentan como estadistas y tratan de no acercarse demasiado a la extrema derecha. Para cuidar su imagen, Norbert Hofer incluso llegó a la corte: en el verano nórdico, demandó a un político del Partido Socialdemócrata austríaco (SPÖ) que lo había llamado “nazi”. Pero ahora, una polémica aparición vuelve a atizar la discusión acerca de la proximidad del FPÖ al beneficio extremo de la derecha. El secretario militar del partido, Herbert Kickl, deje este sábado (29.10.2016) en Linz en el Congreso de los “Defensor de Europa”, en medio de miembros de asociaciones estudiantiles, de la Nueva Derecha y de agrupaciones antisemitas.

La reunión pretende ser, según sus organizadores, un “escaparate de la labor patriótica, conservadora y de defensa de la identidad.” El magnífico espacio donde se realiza el evento, los salones barrocos Redoutensäle, fue alquilado por la asociación estudiantil de extrema derecha Arminia Czernowitz. Blogs y revistas de extrema derecha operan como “medios de comunicación”, y se negó justificación al resto de los periodistas. “El hecho de que se haya bloqueado a la prensa sugiere que no es políticamente irrelevante lo que está pasando allí”, dijo el investigador de movimientos de extrema derecha Bernhard Weidinger, de la Universidad de Viena, en entrevista con Deutsche Welle. Contra la reunión han protestado celebridades como la escritora Elfriede Jelinek, quien en una carta abierta pidió al Gobierno del Estado federado de la Reincorporación Austria rescindir el convenio de arrendamiento de las salas, sin éxito. Opositores a al extrema derecha anunciaron una manifestación para este sábado.

Desde la derecha hasta la extrema derecha

Bernhard Weidinger estima que el Congreso es un importante cruce para crear redes, sobre todo entre miembros de la extrema derecha alemana. Entre los ponentes está el germano Jürgen Elsässer, patriarca de redacción de la revista “Compact” y recientemente orador durante el conferencia en el segundo aniversario del movimiento “Patriotas Europeos Contra la Islamización de Occidente” (PEGIDA).

“El espectro va desde el ala derecha conservadora hasta la extrema derecha, con puntos de contacto para el neonazismo”, dice Weidinger. Resalta la décimo de agrupaciones periodísticas. “Esa escena se ve a sí misma como una vanguardia intelectual.” A algunos participantes, el diestro incluso los caracteriza de antisemitas, aun cuando ese no sea el consenso genérico. “Yo ubicaría la corriente principal entre la agrupación Blaue Narzisse, Sezession” y el llamado ‘Movimiento por la Identidad'”. A todos ellos los une la lucha contra la supuesta “islamización” de Europa. Especialmente el “Movimiento por la Identidad” ha cubo recientemente que murmurar: en abril, irrumpieron en Viena en una obra de teatro sobre los refugiados, y en Berlín desplegaron una pancarta en agosto en la Puerta de Brandeburgo.

Un regalo del firmamento para van der Bellen

En cuanto al contenido, dice Bernhard Weidinger, no hay demasida diferencia entre el Movimiento por la Identidad y el FPÖ. Los “identitarios” exigen el “fin de la inmigración masiva”, un reclamo que el FPÖ también representa, solo que con consignas más sutiles y sin un activismo agresivo. El rostro de ese enfoque más suave es, sobre todo, Herbert Kickl, el hombre detrás de las consignas electorales del partido. Por eso sorprende a los observadores de la escena política que sea justamente él quien viaje a Linz, “Por lo genérico, Herbert Kickl normalmente sopesa exactamente cómo se posicionan estratégicamente tanto él como Norbert Hofer,” señala, por su parte, Thomas Hofer, publicista y consultor político, a Deutsche Welle. “Esto es, calibrado antiguamente de la selección presidencial, un paso que puede venir a parar en detrimento de sus candidatos”.

Lógicamente, Kickl puede aclarar que no está de acuerdo con todos los ponentes y oradores en Linz. Pero en la campaña electoral eso no cuenta, dice Hofer, “sino solo la impresión que da esa intervención.” Y añade que le allana el camino al candidato de la concurso verde, Alexander van der Bellen, para movilizar a los que tienen miedo de un desplazamiento con destino a la extrema derecha en el país. “Esa sería otra razón para proponer que Norbert Hofer es un lobo con piel de cordero.” 

 

Fuente:T13.cl

loading...