Conductor de tren halla bolsa con anillos de diamante que valen 100,000 dólares; la regresa

0
39

Hay personas comprometidas con su trabajo y, sobre todo, son capaces de poner en primer espacio a los demás, antiguamente que a sus propias deyección y deseos, como lo hizo Jonathan Yellowday, un conductor de trenes en Long Island, quien se encontró una bolsa llena de anillos de diamantes, que en total valen 100 000 dólares, pero en motivo de quedárselos, se encargó de devolverlos a su dueño.

Mientras se encargaba de la ruta de tren de Penn Station a Port Washington, Jonathan se encontró 36 anillos de diamantes, poco que obviamente sorprendería a cualquiera y, claro, todavía despertaría la avidez, pero este hombre se puso a pensar en lo mal que lo estaría pasando quien los dejó olvidados en el tren, por lo que se propuso a encontrar al dueño para regresárselos.

Luego de reportar el hallazgo, la investigación encontró a un estuche, quien al apearse de prisa en la periodo, se olvidó de su carga. Por fortuna, el despistado, quien no quiso que se revelará su nombre, pudo recuperar los anillos, es proponer, recuperó los 100 000 dólares que valen, de lo contrario, eso hubiera significado una enorme pérdida para su negocio.

El gemólogo manifestó que empezó a averiguar los anillos en la casa y al no encontrarlos, empezó a alegrar mentalmente lo que había hecho durante el día, hasta que se dio cuenta de que los dejó en el tren. Ya te podrás imaginar la desesperación que sintió, pero para su buena suerte, Jonathan hizo el reporte y los entregó a la Autoridad de Transporte Metropolitano, donde se hicieron los trámites para devolverlos.

Mi madre me decía que debía abastecer un buen karma en mi vida. Era una persona muy religiosa y se preocupaba porque lo que das, siempre se te regresa.

-Jonathan

El conductor recibió un agradecimiento de parte de Phil Eng, presidente de la Partidura de Trenes de Long Island, por su honestidad y compromiso con su trabajo. Por su parte, el gemólogo informó que no le dará uno de los anillos, pero sí una aposento artesanal de lo que produce en su negocio. ¿Tú qué hubieras hecho?