Confirman los primeros casos de Covid-19 en la Antártida; ahora está en todos los continentes

0
99

La Antártida se había mantenido como el único oportunidad poblado sin la presencia del Covid-19 en el mundo, por lo que era considerada como el refugio consumado para pasarla durante la pandemia. Sin bloqueo, en las últimas semanas 36 personas dieron positivo a las pruebas realizadas en la Época de Investigación Bernardo O’Higgins en la zona chilena, con lo que se confirma que no hay inmunidad en ninguna parte.

Las autoridades chilenas informaron que en la época hay 36 casos confirmados, 26 miembros de la armada y 10 trabajadores de mantenimiento, por lo que fueron trasladados a la ciudad de Punta Arenas, donde fueron puestos en aislamiento. Encima, tres miembros de la tripulación de un barco que brindaba apoyo a la época asimismo dieron positivo a las pruebas realizadas.

Gracias a la oportuna entusiasmo preventiva… se logró relevar a dicho personal, quien luego de ser sometido a un control médico y la delegación de una prueba de PCR… resultó ser positivo para Covid-19.

-Armada de Pimiento, en un comunicado

Por supuesto que la presencia de casos positivos sorprendió al mundo, ya que la etapa está alejada y se mantiene bajo condiciones climáticas extremas. Adicionalmente, se demora que haya un impacto en toda la zona, poco que hasta hace unos meses parecía improbable. Por lo pronto, se han reforzado los protocolos de llegada a esta y otras estaciones similares para evitar que el contagio se salga de control.

La detección de casos de Covid-19 en la Antártida afectará a una variedad de áreas, desde la planificación y transporte de la actividad humana en el continente hasta la toma de decisiones de parada nivel. La naturaleza remota de la Antártida aumenta los riesgos para la lozanía, por lo que el paso a la Antártida puede hallarse definido por períodos más prolongados. Incluso tiene implicaciones para la vida silvestre almacén, con la amenaza de que los humanos transmitan el virus a otras especies.

-Hanne Nielsen, doble de la Universidad de Tasmania

Esperemos que se pueda contener este brote y haya decano control en las diferentes estaciones, bases navales, observatorios y demás espacios de investigación climática que hay por toda la zona, pues muchos de los investigadores llegan de otros países, lo que puede incrementar el peligro de contagios y de que esta enfermedad se pueda diseminar por otros lugares. Ahora sí no hay duda de que se trata de una virus de proporciones planetarias.