Contraloría detecta irregularidades en Codelco por $31.000 millones

0
512
loading...
loading...

En un crónica de auditoría, la Contraloría Común de la República estableció que Codelco no se apegó a la ley en una serie de contratos firmados con distintas empresas, entre el 1 de enero de 2013 y el 31 de diciembre de 2015.

Una de ellas es la empresa Hatch Ingenieros y Consultores Limitada, que involucra más de $31.000 millones, consigna hoy La Tercera.

Según el texto de 149 páginas, en el período analizado Codelco efectuó la mayoría de sus adquisiciones de acervo y servicios mediante subasta privada (45,4%) y asignación directa (19,35%). A su vez, el 92,47 por ciento se realizó por asignación directa o trato directo.

La cuprera estatal envió los datos -sobre Hatch Ingenieros y Consultores Limitada- al Tarea Manifiesto. El fiscal regional Metropolitano Oriente, Manuel Erradicación, abrió una causa penal para indagar posibles delitos de negociación incompatible o fraude al Fisco.

“La corporación realizó una contratación con la firma Hatch Ingenieros y Consultores Limitada, por un monto de $ 31.751.146.264, empresa proveedora cuyo representante legal tenía vínculos con un directivo de Codelco, sin informar de dicha operación a este organismo de control ni a la Cámara de Diputados, según lo dispone el inciso sexto del Artículo 4° de la referida Ley N° 19.886”, dice el texto de Contraloría. Esto hace cita a dos contratos que firmó la Vicepresidencia de Proyectos de Codelco con esa empresa, que corresponden al “Proyecto Mina Chuquicamata Subterránea”, dice el crónica de Contraloría.

Los contratos entre Codelco y la firma fueron los siguientes: el primero que se efectuó el 19 de febrero de 2014 fue ‘Ingeniería de Detalle Plan Mina Chuquicamata Subterránea, Etapa I’ por un valencia original de $ 7.667 millones. El segundo, que se realizó el 14 de diciembre de 2015, fue ‘Ingeniería de Detalle Plan Mina Chuquicamata Subterránea, Etapa II’, con un costo original de $ 24 mil millones.

“En el momento de la celebración de los contratos existía una relación de parentesco por afinidad en segundo fracción entre el señor Francisco Casas Cánepa, directivo de Proyectos de la Vicepresidencia de Proyectos, y el señor Fernando Vivanco Giesen, representante justo de esa empresa, toda vez que el primero era yerno de este final”, advirtió el crónica de Contraloría.

Codelco adicionalmente celebró con la firma un convenio para el estudio de factibilidad del “Proyecto Mina Chuquicamata Subterránea” el 4 de marzo de 2010. Entonces, quien ocupaba el cargo de vicepresidente de Proyectos en la estatal era, precisamente, Fernando Vivanco, quien presentó su renuncia a la cuprera a contar del 1 de octubre de 2010, y es el contemporáneo representante judicial de Hatch.

Luego Codelco propuso a la firma unas modificaciones para que pudiera cumplir con el trabajo en los plazos fijados, ya que había un retraso de cinco meses, lo que significó un aumento en los gastos.

Al respecto, la cuprífera aseguró que la empresa Hatch cuenta con la experiencia necesaria, equipo técnico especializado y la menester de darle continuidad a la etapa de factibilidad del esquema.

“El señor Casas Cánepa es un ex trabajador de la Vicepresidencia de Proyectos, el cual se desempeñó en Codelco desde el 1 de septiembre de 2009 hasta el 31 de mayo de 2011, y entre el 15 de noviembre de 2011 y el 1 de julio de 2016”, justificó Codelco en el noticia.

Precisando que al tratarse de una empresa estatal, Codelco “se somete a un régimen distinto que tiene certificación constitucional directa, por lo que no estarían contraviniendo la ley”.

El presidente del directorio de Codelco, Oscar Landerretche, dijo que “es una vieja discusión que existe entre Codelco y la Contraloría, que tiene que ver con qué ley aplica para este tipo de contratos (…) Codelco sí siguió los procedimientos que corresponden a la ley que lo rige, que es la Ley de Sociedades Anónimas”.

loading...