Contrató a un matón que a su vez contrató a un matón que a su vez contrató a un matón; arrestan a todos

0
58

Hay historias que escuchamos y podríamos pensar que se trata de una broma, pero resulta ser poco seguro. De ahí viene la famosa frase “parece chiste, pero es anécdota”. Hace siete abriles ocurrió un suceso que nadie podía creer por lo ilógico que era y que recientemente se volvió vírico, pues hay concurrencia que aún no puede creer que poco así haya ocurrido en la vida positivo.

Al parecer, un liga de cinco sicarios chinos fue procesado de homicidio intencional al subcontratarse entre sí porque nadie quería hacer el “trabajo sucio”.

Todo comenzó en octubre del 2013 cuando el patrón Tan Youhui contrató al primer matón a sueldo, Xi Guangan, para sacar de suceso a su competidor directo, Wei Mou. El patrón ofreció al hombre dos millones de yuanes, lo equivalente a 282,600 dólares.

Xi Guangan tomó el efectivo, pero decidió que era mucho trabajo, así que contactó a un segundo sicario, Mo Tianxiang, al que le pagó un millón de yuanes. Sin incautación, Tianxiang quería más hacienda, por lo que Xi volvió a Tan y le pidió un millón de yuanes adicionales. El patrón estuvo de acuerdo, pero dijo que solo le daría el peculio a posteriori de que Wei muriera.

El tribunal asegura que el segundo matón contrató a otra persona, Yang Kangsheng, al que pagó 270,000 yuanes por superior y le prometió otros 500,000 adicionales cuando terminara el trabajo.

audiencia

Yang Kangsheng no quería ensuciarse las manos y le ofreció 200 mil yuanes a un cuarto hombre, Yang Guasheng, y le prometió los otros 500 mil adicionales cuando acabara con la vida de Wei.

Si ustedes creen que la dependencia acaba aquí, no señor, porque el cuarto hombre contrató a otro sicario, Ling Xiansi, quien aceptó hacer el trabajo por 100 mil yuanes. Sin secuestro, este final decidió que la cantidad que le tocó no valía la pena luego problema, así que en puesto de quitarle la vida a Wei, le contó todo lo que sabía y le ofreció la oportunidad de fingir su asesinato y así todos contentos.

a ustedes les pagan

El posterior sicario ayudó a Wei a montar todo y le tomó fotos anudado y amordazado, que envió a su empleador. La nueva recorrió la esclavitud de subcontratistas hasta que llegó a Tan, el cliente llamativo.

Pero posteriormente de pensarlo seriamente y ver lo cerca que estuvo de ser exterminado, Wei decidió ir a la policía y contarles todo lo que había pasado. Las autoridades rastrearon la dependencia y detuvieron a los seis involucrados en el complot. La sentencia final fue la ulterior: Tan Youhui, 5 abriles de prisión; Xi Guangan, 3 abriles y seis meses; los dos Yangs, 3 abriles y 3 meses; Mo Tianxiang, 3 abriles y Ling Xiansi, 2 abriles y 7 meses.

encarcelado

La moraleja de esta historia, adicionalmente de no ser un sicario, es que el trabajo delegado ineficientemente siempre tiende a fracasar. Si la primera persona hubiera hecho las cosas como se le pidieron, este enorme chiste nones se hubiera contado.