Convencionales salen a dar explicaciones por recibir el IFE y apuntan que renunciarán al beneficio estatal

0
78

Los convencionales señalados por aceptar el suscripción del Ingreso Conocido de Emergencia (IFE) salieron a dar explicaciones respecto a su situación, apuntando a que postularon al beneficio antaño de ser convencionales. Algunos de ellos incluso aseguraron que se encuentran realizando las gestiones para no acoger más este beneficio estatal.

En el caso de Alejandra Pérez y Rodrigo Rojas, los dos enviaron cartas a la ministra de Progreso Social, Karla Rubilar, pidiéndole que los ayude a dirigir su salida del beneficio. Si aceptablemente ambas misivas fueron enviadas cada una a título personal, son proporcionado parecidas y tienen término del 12 de agosto de 2021, siendo recibidas por el Tarea solo cuatro días posteriormente.

La carta de Pérez empieza así: «Mi nombre es Alejandra Pérez Peso constituyente del distrito 9. Esperando que se encuentre aceptablemente me dirijo a usted, ya que, llevo un par de semanas tratando de solucionar mi aparición en el Ingreso Llano de Emergencia, entendiendo el contexto flagrante por el cual cruza el voluminoso de las personas que viven en Pimiento, le pido solucionar mi problema».

La convencional de La Inventario del Pueblo explicó que «hace un par de abriles realicé mi ficha de protección social pues, atravesaba un momento difícil, era detectada con cáncer de mama. En ese tiempo necesitaba ayuda entendiendo que es una enfermedad costosa pero, aun así no fue aceptada la ficha. Con el valer del tiempo, olvidé que estaba inscrita en el Registro Social de Hogares, hace un par de meses mi hijo entró a revisar en el sistema y la plataforma arrojó que soy beneficiaria con el IFE universal».

«Por ende -continuó- recibí el primer suscripción en mi periodo como persona natural, hoy que estoy con mi dieta de convencional constituyente sigue el beneficio limpio al igual que el suscripción. Considero que perspectiva la situación del país y sumado que ahora recibo una remuneración que está por en lo alto de la media de los sueldos de Pimiento, le pido no aceptar este aporte de dicho de paso, está íntegro en mi cuenta rut».

La misiva de Rodrigo Rojas, quien ha sido nueva en los últimos días tras recordar que mintió respecto a su cáncer, es muy parecida a la de Pérez. En el primer párrafo dice que «llevo algunas semanas tratando de solucionar un tema puntual con el Ingreso Abierto de Emergencia, entendiendo el contexto contemporáneo por el cual cruzan las personas que viven en Pimiento, mi intención es dar decisión al tema que procedo a contextualizar».

«En mayo de 2020 luego de ser despedido ingresé mi ficha de protección social trillado que estoy diagnosticado de cáncer. En ese tiempo solicité ayuda, entendiendo que es una enfermedad costosa, en la cual, toda ayuda y beneficio crematístico es bienvenido para solventar dicha situación de lozanía», dice la misiva.

«Recibí el cuota en mi periodo como persona natural, y hoy que estoy con mi dieta de convencional constituyente el beneficio está limpio, al igual que el cuota. Considerando la situación del país y sumado que ahora recibo una remuneración que está por sobre el promedio de los sueldos en Pimiento, le solicito por medio de esta carta, el no aceptar este aporte que dicho de paso, se encuentra íntegro en mi respectiva cuenta bancaria», concluye Rojas.

La respuesta de Giovanna Grandón

La convencional Giovanna Grandón siquiera se quedó detrás y respondió a la delación de los diputados Luck y Labbé, la que aseguró tiene la intención de «perseguir, estrechar y descalificar a los convencionales constituyentes por parte de ese sector político».

En un comunicado, la constituyente señaló que «al igual que millones de chilenas y chilenos, hay convencionales que no pertenecemos a la élite y hemos enfrentado las dificultades económicas producto de la pandemia y de las malas decisiones del flagrante gobierno. Es vergonzoso lo que hacen al tratar de meterse en nuestros bolsillos y nuestras vidas, mientras ellas y ellos viven en el privilegio desconectados de la sinceridad y de las deposición de gran parte de la ciudadanía».

Grandón agregó que «no tengo mínimo que ocultar. En mi caso, la modificación al registro fue realizada, sin secuestro mi hogar sigue siendo beneficiario del IFE universal porque desde que comenzó la pandemia, mi marido y yo, quienes somos transportistas escolares, quedamos sin trabajo y en este momento soy la única proveedora de un hogar de 5 integrantes, donde hay dos menores que encima tienen deposición especiales por ser TEA».

Finalmente, cierra la afirmación señalando que «ser convencionales constituyentes no nos hace en nulo diferentes a cualquier otra persona que vive en esta país neoliberal donde cuesta tanto salir delante, la única diferencia es que estamos trabajando para terminar con este sistema injusto y para eso fuimos mandatados por la ciudadanía».

Frente Amplio + independientes

Las convencionales Damaris Albarca, Mariela Serey y Tatiana Urrutia todavía brindaron explicaciones, y en un comunicado conjunto aseguraron que ya se encuentran realizando los trámites para renunciar al IFE.

«Es importante memorar que recién este año se extendieron los beneficios a un reunión amplio de la población. El país se acercó a la universalidad y se definió que una vez que se obtiene el derecho al beneficio, no se pierde aun cuando cambien
las condiciones socioeconómicas del clan frecuente. Se nos ha inculpado por resultar beneficiarias del IFE, a pesar de cumplir con los requisitos de la ley, cuando de eso se trata la universalidad», dice la testimonio.

Agregan que «el beneficio del IFE se le asigna a las personas que están en el Registro Social de Hogares (RSH) y que cumplen con una serie de requisitos, tal como nosotras antiguamente de ser elegidas convencionales. Sin incautación, este sistema del Servicio de Ampliación Social (Mideso), que complementa distintos datos administrativos, no contempló nuestra flagrante dieta al momento de otorgar el beneficio automáticamente, ya que el RSH tiene un rezago comprobado de uno a tres meses».

En el final punto señalaron que «ya estamos gestionando los trámites correspondientes para desempolvar nuestros ingresos en el RSH y renunciar al beneficio. En esa vírgula, reiteramos nuestro compromiso para seguir cuidando la integridad de la Convención, con el único objetivo de reponer a la confianza que han depositado en nosotras».